Deprecated: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; RSS_Import has a deprecated constructor in /home/georgianoticias/public_html/wp-content/plugins/rss-importer/rss-importer.php on line 43
«Vi cómo un soldado ruso mataba a mi padre»: los espeluznantes testimonios de los sobrevivientes de la matanza de Bucha – Georgia Noticias Today

«Vi cómo un soldado ruso mataba a mi padre»: los espeluznantes testimonios de los sobrevivientes de la matanza de Bucha

Tropas ucranianas recogieron cientos de cadáveres de las calles en este suburbio de la capital de Ucrania.

Redacción BBC News Mundo

6 horas

Fuente de la imagen, Foto familiar

Alrededor de las 11:00 del 17 de marzo, Yuriy Nechyporenko y su padre, Ruslan, iban en bicicleta al edificio de la administración de Bucha donde se estaba entregando ayuda.

Se cortó la electricidad, el gas y el agua, y los bienes esenciales escaseaban en la ciudad, una de las primeras en ser ocupada por las fuerzas rusas mientras avanzaban hacia la capital de Ucrania, Kiev.

Yuriy y su padre esperaban recoger algunas medicinas y comida. Yuriy dijo que un soldado ruso los detuvo a él y a su padre en la calle Tarasivska. Inmediatamente levantaron las manos.

Hablando con la BBC por teléfono junto a su madre, Alla, el joven de 14 años dio su versión de lo que sucedió a continuación. «Les dijimos que no llevábamos armas y que no representábamos ningún peligro», dijo.

«Entonces mi padre volvió la cabeza hacia mí, y fue entonces cuando le dispararon… Le dispararon dos veces en el pecho, justo donde está el corazón. Luego se cayó».

Tragedia en Bucha

Fuente de la imagen, Foto familiar

El adolescente le dijo a la BBC que el soldado también le disparó a él en la mano izquierda y el brazo.

«Estaba acostado boca abajo, no podía ver nada de lo que sucedía a mi alrededor», dijo Yuriy. El soldado volvió a disparar, apuntando a su cabeza. «[Pero] la bala atravesó mi capucha».

Yuriy dijo que el soldado volvió a disparar, esta vez a la cabeza de su padre. Pero Ruslan ya estaba muerto. «Tuve un pequeño ataque de pánico, acostado allí con mi brazo herido debajo de mí. Vi que mi mano estaba sangrando», dijo.

Esta muerte es una de las muchas, quizás cientos de ellas, descubiertas en Bucha después de que las tropas rusas se retiraran recientemente del suburbio de Kiev. El alcalde, Anatoliy Fedoruk, dijo el lunes que al menos 300 civiles habían muerto. Todavía no hay un recuento oficial.

Muchos de los cuerpos fueron vistos a lo largo de un tramo de la calle Yablonska, a solo 2 km (una milla) de la calle donde mataron a Ruslan.

Una tragedia similar es la de Volodymyr Abramov, quien intentaba desesperadamente apagar el fuego en su casa en Bucha.

‘Oleg ya no te puede ayudar’

Las tropas rusas rompieron las puertas delanteras de la casa de Volodymyr, abrieron fuego contra la casa y arrastraron al hombre de 72 años, a su hija Iryna, de 48, y al esposo de esta, Oleg, de 40, al patio.

Los soldados sacaron a Oleg más allá de la puerta a la acera, dijo Volodymyr, y arrojaron una granada a través de la puerta principal de la casa que explotó con un estallido ensordecedor e incendió la casa.

Volodymyr agarró un pequeño extintor de incendios e intentó en vano apagar las llamas. «¿Dónde está Oleg? ¡Oleg ayudará!», le gritó a su hija.

Pero la respuesta provino de uno de los soldados rusos, dijo: «Oleg ya no te puede ayudar».

Encontraron a Oleg en el pavimento fuera de la puerta, y estaba claro por la forma en que estaba acostado que lo habían obligado a arrodillarse y le dispararon en la cabeza a quemarropa, dijo Iryna.

Era un soldador que vivía una vida tranquila en la esquina de la calle Yablonska en Bucha, que fue sacado de su casa y asesinado.

Cementerio en las calles

La BBC no ha verificado de forma independiente los detalles del relato de Yuriy, pero una fotografía del cuerpo parcialmente cubierto (tomada por Alla y compartida con la BBC), parece confirmar su testimonio.

Muestra una herida de bala en el lado derecho del tórax, cerca del corazón.

Y es en estados similares que se encontraron cientos de cadáveres alrededor de Bucha

Algunos con las manos o las piernas atadas a la espalda. Algunos claramente atropellados por tanques

Los soldados rusos que mataron a Oleg Abramov «no le preguntaron nada», dijo su esposa Iryna.

«No preguntaron ni dijeron nada, simplemente lo mataron», dijo. «Solo le dijeron que se quitara la camisa, que se arrodillara y le dispararon».

Ella lloró el martes mientras estaba de pie en el lugar donde lo mataron, donde aún se veía una mancha oscura de sangre en la calle. Cuando salió corriendo y encontró su cuerpo desfigurado, los cuatro soldados rusos que lo sacaron a rastras estaban parados bebiendo agua casualmente, dijo.

El ‘apocalípsis’

Ella les gritó que la dispararan, y uno levantó su arma, luego la bajó, luego la levantó de nuevo y la bajó, hasta que Volodymyr la arrastró de vuelta al interior de la puerta.

«Esos soldados nos dijeron que teníamos tres minutos para irnos y nos obligaron a correr en pantuflas», dijo Volodymyr. «Bucha fue como un apocalipsis: cadáveres por todas partes, las calles llenas de humo».

Volodymyr e Iryna no tuvieron más remedio que dejar el cuerpo de Oleg tirado en la calle y permaneció allí durante casi un mes mientras se refugiaban en la casa de un pariente cercano.

Cuando fue seguro regresar, Volodymyr trató de enterrar a su yerno en un trozo de tierra áspera junto al pavimento, y el hoyo a medio cavar todavía era visible allí el martes.

Pero exhausto por el esfuerzo y temeroso de los soldados rusos, Volodymyr llevó a Oleg al interior del patio y lo dejó allí. Más tarde, los soldados ucranianos cargaron el cuerpo en una camioneta, dijo Volodymyr, y se lo llevaron. «No tengo idea de cómo vamos a encontrarlo ahora», dijo.

Ucrania ha iniciado una investigación por crímenes de guerra sobre las acciones de Rusia en Bucha y la cercana Irpin. Dice que hasta ahora se han encontrado 410 cuerpos en los dos suburbios.

Ahora se teme que se encuentren más atrocidades a medida que los rusos se retiran y se abren más suburbios: más cuerpos en las calles, más fosas comunes. Volodymyr e Iryna Abramov solo buscan un cuerpo y temen no encontrarlo nunca.

«Era simplemente un hombre pacífico, un hombre de familia, un soldador, que luchó con una fractura de columna y estuvo discapacitado toda su vida», dijo Volodymyr.

«Justo antes de que muriera, mientras estaba en el patio, lo vi brevemente a través de la puerta abierta, de rodillas, y dijo sus últimas palabras. Les preguntó ‘¿por qué?'».

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.