Verstappen se impone en Miami, Sainz vuelve al podio y Alonso la lía… y no puntúa

Verstappen se impone en Miami, Sainz vuelve al podio y Alonso la lía… y no puntúa

Miami ya tiene a su primer ganador en la Fórmula 1: el vigente campeón del mundo Max Verstappen. El neerlandés superó a Charles Leclerc y, aunque este intentó recuperar la victoria en las últimas vueltas, el actual rey no sufrió demasiado para consumar su tercera victoria del año.

El podio lo completó Carlos Sainz, que deja atrás la penosa racha que llevaba. El madrileño, pese a que salía 2º, al final acabó sufriendo para defender el cajón con un Sergio Pérez que fue su principal rival.

Fernando Alonso, que partía 11º después de una clasificación en la que el propio Sainz tuvo mucho que decir, fue protagonista por el lado negativo después de que tuviera un golpe sobre Pierre Gasly. 

El asturiano entró 8º en meta, pero acabó 9º en primera instancia. Parecía que sumaba 2 puntos más, que es el doble de los que tenía cuando llegó a Florida… pero los comisarios le investigaron después de la carrera por ganar ventaja al salirse de pista en la curva 14 y le metieron un segundo castigo. De ser 9º inicialmente, acabó 11º.

Salida: Alonso, del 11º al 7º; Sainz, del 2º al 3º

El trabajo de Sainz en la carrera era doble: intentar buscar la victoria desde el inicio o frenar a Verstappen para permitir que Leclerc se escapase. En la salida falló en los dos: cedió con el neerlandés en la primera curva, por lo que tuvo que pasar al ataque con una mirada puesta en el retrovisor con Sergio Pérez.

Si la cruz fue Sainz, la cara fue Alonso. Sin Stroll por delante, el asturiano aprovechó para ganar varias posiciones. Inicialmente pasó del 11º al 7º, y aunque pocas vueltas después cedió con Lewis Hamilton, se colocó en una posición perfecta para luchar por los puntos. En el rifi-rafe de la salida, Alonso y Hamilton se tocaron pero, esta vez, el Alpine no se rompió.

Verstappen pasa a Leclerc y Alonso lucha con Gasly

Leclerc intentó escaparse en las primeras vueltas, pero el problema de aumentar el ritmo de inicio es que pronto se quedó sin neumáticos. Eso le vino de perlas a un Verstappen que, tras ir a su rueda durante los giros iniciales, no tardó mucho en ponerse primero. El cambio de líder propició también un cambio de estrategia.

Por detrás, Alonso asedió a Gasly hasta que pudo. Conforme avanzaban las vueltas, los neumáticos medios del español se iban deshaciendo hasta que en la vuelta 15 decidieron intentar un ‘undercut’ con el galo: les salió mal, porque fue una parada muy lenta, y Alonso no solo no ganó posición, sino que propició que Gasly saliese por delante con ventaja sobrada. La culpa fue de la rueda trasera derecha, que no entró bien.

Antes de entrar en boxes, a Sainz le sonrió la suerte. Sergio Pérez empezó a tener problemas de potencia (con discusión incluida con su ingeniero, que decía que era por el rebufo y el piloto le rechistó que era una evidente avería), lo que permitió al español afrontar la última parte de este primer relevo antes de la parada sin tanta presión. Pero no contaba con el factor boxes.

Después de unas pocas vueltas líder momentáneamente, Sainz perdió toda la ventaja que había obtenido con Pérez porque la tuerca de la rueda delantera derecha no quería encajar bien, por lo que su cambio de neumáticos fue malo. Sin ser catastrófico, sí impidió que el madrileño afrontara el resto de la carrera tranquilo.

Alonso, investigado por un toque y accidente de Norris

En cuanto todos hicieron su parada en boxes, la parrilla se estiró lo suficiente como para hacer desaparecer el espectáculo. Los neumáticos duros de Pirelli dejó que la prueba se hiciese un poco anodina, hasta que Alonso decidió pasar al ataque.

Y le salió regular. El español tiró el coche en la primera curva para pasar a Gasly, pero este cerró la puerta y se tocaron. Los comisarios no tardaron en investigar porque la acción del español fue, cuando menos, excesivamente agresiva y le metieron 5 segundos de castigo.

Pero el lío no acabó ahí. Gasly, que había perdido la posición en ese toque, se vio por detrás con Lando Norris en medio, hasta el punto de que ambos se tocaron. El de McLaren fue la mayor víctima, ya que acabó contra el muro, y provocó la salida del coche de seguridad.

Este incidente hizo que los estrategas pidieran su protagonismo, y muchos decidieron entrar en boxes para montar neumáticos blandos o medios. Uno de ellos fue Pérez, que vio una oportunidad de oro para intentar llegar a la recta final de carrera con mejores ruedas que Sainz y Leclerc para intentar un eventual doblete de Red Bull.

Sainz resiste con uñas y dientes

El podio de Sainz se puso en serio riesgo en las últimas 10 vueltas. En cuanto se activó el DRS, Pérez empezó a cocinar el adelantamiento con el español, pero la potencia del Ferrari no lo puso nada fácil.

Pérez no lo dudó: en cuanto vio la oportunidad le tiró el coche en el mismo punto donde Alonso y Gasly tuvieron el toque, pero el mexicano se coló y propició que Sainz tomase aire. Por delante, Leclerc hacía lo propio con Verstappen, que también se defendió abriendo al máximo la potencia de su Red Bull. De hecho, el campeón del mundo respondió al ataque del líder del campeonato marcando la vuelta rápida para demostrarle, una vez más, que va a ser su gran enemigo por el título.

Sainz cerró de esta manera una mala racha, volviendo a un podio que se le resistía desde hacía varias pruebas. Alonso, merced a la sanción, pese a entrar 8º en meta finalizó en una 9ª plaza que le permite sumar dos puntos más. Ese era el objetivo… que le duró muy poco. La sanción de 5 segundos por ganar ventaja al salirse en la curva 14 le costó dos puestos con Stroll y Albon, y cayó del 9º al 11º.