Una niña de nueve años, la última víctima de la oleada de asesinatos que sacude Liverpool

Una niña de nueve años, la última víctima de la oleada de asesinatos que sacude Liverpool

Gran Bretaña El asesino de cinco personas en Plymouth: un joven de 22 años «virgen y gordo» que soñaba con ser Terminator Suceso La policía británica detiene al sospechoso del asesinato a puñaladas de una niña de nueve años en plena calle

Una niña de nueve años se ha convertido en la víctima más reciente de una oleada de asesinatos con armas blancas y de fuego en la ciudad inglesa de Liverpool, después de que un hombre desconocido entrara en su casa y le disparara en el pecho.

Olivia Pratt-Korbel, junto con otras dos personas, resultó herida el lunes por la noche cuando un pistolero abrió fuego en su casa en la zona de Knotty Ash mientras perseguía a otro hombre.

Según ha explicado la Policía británica en una rueda de prensa, el asesino, que todavía permanece prófugo, corría por Kingheath Avenue disparando a un hombre de 35 años, que posteriormente ha sido identificado como Joseph Nee. Tras oír un ruido en la calle, la madre de Olivia, Cheryl Korbel, abrió la puerta de su casa a las 22:00 horas para ver qué ocurría cuando Nee aprovechó para entrar y esconderse.

A pesar de los esfuerzos por contener al presunto autor del asesinato, éste logró entrar en la vivienda y disparó indiscriminadamente, hiriendo a Cheryl en la muñeca y matando a Olivia, que se escondía detrás de ella. La familia no tenía relación con ninguno de los hombres, según ha confirmado la comisaria Serena Kennedy y ha recogido la BBC.

El agresor volvió a disparar dos veces más desde el marco de la puerta, impactando a Nee en la parte superior del cuerpo, antes de darse a la fuga. Poco después, unos amigos de Nee llegaron a la vivienda y le llevaron al hospital, mientras Olivia se desangraba en el suelo, según explicó Kennedy.

La niña sufrió una herida de bala en el pecho y fue trasladada al Hospital Infantil de Alder Hey en condición crítica, donde finalmente falleció.

La unidad forense de la Policía británica frente a una casa en la calle donde Olivia fue asesinadaPAUL ELLISAFP

La Policía de Merseyside ha detenido este miércoles a Nee, que sigue ingresado en hospital tras el ataque. En un comunicado, se confirmó que el presunto objetivo del asesino ha incumplido el régimen de libertad condicional y será devuelto a la cárcel después de ser interrogado.

Por su parte, la Policía británica ha hecho un llamamiento ante los medios a la población para encontrar al autor del asesinato. «No es el momento de que los que saben quién es el responsable permanezcan en silencio. Ha llegado el momento de que todos nosotros hagamos de Merseyside un lugar donde el uso de armas en nuestras calles sea totalmente inaceptable y quienes las utilicen tengan que rendir cuentas», declaró ayer el comisario Mark Kameen.

Jenny Sims, agente de la policía local, ha calificado el suceso como «un crimen repugnante». «Nuestras comunidades deben dar la cara y decirnos quién es el responsable. Este cobarde no merece andar tranquilo por la calle», añadió en un comunicado online.

Hasta ahora, las autoridades han recibido el nombre de un sospechoso de dos fuentes distintas, según ha confirmado el diario local The Liverpool Echo.

La muerte de Olivia supone el tercer caso de asesinatos en Merseyside esta semana. La ciudad noroeste tiene un largo historial de violencia armada, pues este crimen coincide con el 15 aniversario del asesinato de Rhys Jones. Sean Mercer, entonces de 16 años, disparó al menor de 11 años en un parque del barrio de Croxteth mientras caminaba a su casa después de un entrenamiento de fútbol.

Sin embargo, ahora se está experimentando una nueva oleada de crímenes con bandas armadas en los que resultan heridas personas inocentes.

El pasado 16 de agosto, Sam Rimmer, de 22 años, fue asesinado a tiros en el centro de la ciudad mientras paseaba con sus amigos. La policía ha confirmado este miércoles que ha detenido a dos personas en relación con la muerte del joven.

Cinco días más tarde, Ashley Dale, de 28 años, murió después de que le dispararan en el jardín de su domicilio «por error», según recoge el Echo.

Además, el mismo día que murió Olivia, una mujer de unos 50 años fue apuñalada en el aparcamiento de un pub en el barrio de Kirkby. La policía ha confirmado que dos hombres fueron detenidos ayer.

Con el fin de reducir el número de estos crímenes, la ministra del Interior, Priti Patel, ha calificado la muerte de Olivia de «trágica» en un tuit y se ha comprometido a ofrecer recursos adicionales a las fuerzas policiales.