Una madre se hace pasar por adolescente para ayudar a arrestar depredadores sexuales (y muestra el proceso en una serie)

Una madre se hace pasar por adolescente para ayudar a arrestar depredadores sexuales (y muestra el proceso en una serie)

Con ayuda de su organización sin ánimo de lucro, la mujer creó varios personajes con historias plausibles para que los acosadores no sospecharan quién estaba realmente detrás de la menor.

Roo Powell, madre de tres hijos y fundadora de una organización que lucha contra los abusos sexuales de menores en Internet, se hizo pasar por una adolescente para poder identificar y capturar a depredadores. Todo el proceso aparece recogido en una nueva serie documental titulada ‘Undercover Underage’ (‘Menor de edad encubierto’) que acaba de estrenarse en Estados Unidos.

Con ayuda de su equipo de la organización sin ánimo de lucro SOSA, siglas de Safe from Online Sex Abuse (A salvo del abuso sexual en línea), se crearon varios personajes con historias de fondo plausibles para que los acosadores no sospecharan que detrás de la ‘adolescente’ estaba, en realidad, una mujer de 38 años.

Por medio de diferentes redes sociales, Powell se comunicaba con mensajes de texto y de video con los adultos, que le enviaban mensajes sexualmente explícitos que evidenciaban que creían estar hablando con una menor de edad. Una vez el acosador comienza a solicitar fotos explícitas, el equipo intenta averiguar cualquier información que sea útil para identificarlo y ubicarlo.

En algunos casos, los delincuentes accedían a encontrarse con Powell, después de que ella consiguiera ganarse su confianza. A estos encuentros, la mujer iba acompañada por el oficial de policía Mark Suda, que se hacía pasar por su conductor de Uber, seguido por el equipo de la serie que documentaba la acción.

Según explicó Powell, uno de los propósitos de la serie es que los depredadores teman que la adolescente con la que se comunican en Internet pueda ser un agente de policía. Paralelamente, busca concienciar a los padres acerca de esta amenaza, motivándoles a tener conversaciones honestas con sus hijos.