«Si nos buscan, nos van a encontrar»: Miembros de la minga indígena en Colombia advierten que se defenderán ante posibles ataques racistas en Cali

«Si nos buscan, nos van a encontrar»: Miembros de la minga indígena en Colombia advierten que se defenderán ante posibles ataques racistas en Cali

El Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) se moviliza a la ciudad del suroeste colombiano para revitalizar el paro nacional iniciado en abril.

Miembros de la minga indígena de Colombia se movilizan desde el pasado lunes hacia la ciudad de Cali, para exigir respeto a sus derechos y garantías de seguridad para los pueblos originarios.

Según anunció el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), la marcha tiene como objetivo revitalizar el paro nacional iniciado en abril, que comenzó como una movilización contra la reforma fiscal planteada por el gobierno de Iván Duque y tuvo el acompañamiento de varios sectores sociales.

Este viernes, Hermes Pete, referente del CRIC, advirtió en un video difundido por radio Blu que se «defenderán» si sufren «ataques», en respuesta al rechazo mostrado por algunos ciudadanos caleños ante su llegada.

«Si nos buscan, nos van a encontrar. Nosotros no vamos en son de pelea, vamos pacíficamente, pero estamos preparados porque si nos atacan tendremos que defendernos», dijo Pete.

De acuerdo al medio, vecinos de la ciudad del suroeste colombiano han solicitado a las autoridades que se garantice la seguridad para evitar desmanes, enfrentamientos, vandalismo y bloqueos, como los que se sucedieron durante las jornadas del paro nacional.

«La pelea nuestra no es con la Policía, el Ejército o los ciudadanos, sino con los que someten al pueblo colombiano a la esclavitud y la miseria», afirmó el exconsejero de la organización indígena.

De acuerdo al miembro del CRIC, la movilización o minga, que reunirá a comunidades originarias de todo el país, se extenderá hasta el 10 de diciembre, y responde a una serie de incumplimientos por parte del Gobierno nacional sobre los acuerdos alcanzados tras el paro.

«No nos vamos a morir acá encerrados cobardemente, sino peleando y luchando de frente como pueblos dignos, exigiendo las garantías de derechos humanos para nuestras comunidades», dijo Pete. Y añadió que si el Gobierno no atiende a sus demandas, «seguramente tampoco habrá Navidad».

Por su parte, el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, anunció esta semana la puesta en marcha de «protocolos» de seguridad y movilidad ante la llegada de la marcha indígena, que también se desplazará a otros municipios de los departamentos de Nariño y Cundinamarca.

El año pasado, en ocasión de la minga que se desarrolló en la capital Bogotá, se viralizó un video en el que una mujer insultaba con sus dichos racistas y clasistas a un grupo de indígenas que se movilizaban en un vehículo. 

Asimismo, en otra movilización a Cali ocurrida en mayo último, miembros de la protesta fueron baleados por civiles armados y policías, en un ataque que dejó al menos 8 heridos.