Scotland Yard concluye la investigación sobre el ‘Partygate’ con un total de 126 multas

Scotland Yard concluye la investigación sobre el ‘Partygate’ con un total de 126 multas

Scotland Yard ha cerrado finalmente la investigación del «Partygate» con la imposición de un total de 126 multas en Downing Street por la violación de las reglas del Covid. El «premier» Boris Johnson, que ya fue multado con 100 libras (118 euros) por su participación en su fiesta de cumpleaños el 19 de junio del 2020, no ha vuelto a ser sancionado pese a haber participado en total en seis de las doce reuniones bajo investigación, según ha anticipado la BBC.

De las 126 multas impuestas, 53 corresponden a hombres y 73 a mujeres, incluida la propia Carrie Johnson, que organizó la polémica fiesta de cumpleaños por la que también resultó sancionado el secretario del Tesoro Rishi Sunak. Downing Street no ha revelando el nombre del resto de los sancionados, entre los podría figurar el jefe del gabinete, Simon Case.

El fin de la investigación policial ha sido recibido por Johnson con relativo alivio, por haber eludido la posibilidad de nuevas multas que habrían vuelto a ponerle en una comprometida situación política. Aun así, el «premier» se enfrenta al impacto que puede tener la publicación íntegra en los próximos días del informe interno del «Partygate» a cargo de la alta funcionaria Sue Gray, que concluyó que los excesos cometidos durante los confinamientos en Downing Street fueron debidos a «una falta de liderazgo».

«No hay ninguna duda de que la pandemia nos ha impactado a todos de muchas maneras y que todos tenemos un fuerte sentimiento y opinión sobre lo ocurrido», reconoció la subcomisaria jefa de Scotland Yard, Helen Ball, en el cierre oficial de la investigación. «Cuando se introdujeron las normas del Covid, la policía dejó claro que no iba a investigar rutinariamente las supuestas infracciones, sino solo en ocasiones que resultara apropiado».

«Las informaciones que teníamos sobre las posibles infracciones en Downing Street y en las dependencias gubernamentales de Whitehall fueron suficientes para justificar una investigación que ha sido imparcial y lo más rápida posible», agregró Ball, que especificó el empeño de Scotland Yard en diferenciar los actos ocurridos en las oficina y en los hogares (en referencia a la mansión del «premier» en el número 10 y el piso aledaño en el número 11).

La investigación ha costado más de medio millón de euros y ha requerido el trabajo de 12 detectives, que han examinado 345 documentos y 510 fotografías, así como imágenes grabadas por las cámaras de seguridad, más los 204 cuestionarios remitidos las personas que supuestamente participaron en las doce celebraciones investigadas por el «Partygate».