Rusia y Ucrania: los voluntarios polacos que abren sus casas y escuelas a refugiados ucranianos

Muchos ciudadanos polacos están ayudando a hacer menos traumática la llegada de ucranianos. Un millón de personas han huido de Ucrania desde el inicio de la invasión rusa el 24 de febrero, según cifras de la ONU.

La guerra en Ucrania ha llevado ya a más de un millón de civiles a huir de su país, informó este jueves la Oficina de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Desde que comenzó la crisis, muchos voluntarios polacos se esfuerzan por hacer menos traumática la llegada de ucranianos, la mayoría mujeres y niños.

La escuela de la ciudad polaca de Przemsyl se ha convertido en un centro de acogida para quienes llegan a la frontera sin prácticamente nada.

En la ciudad de Rzeszów, también cercana a la frontera, personas como Joanna Zieba reciben en su propio hogar a varios de estos refugiados. En la estación de tren, Joanna encuentra a Anna y su hija Milena, quienes acaban de llegar desde Ucrania, y las lleva a su casa.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.