Rusia y Ucrania: la invasión rusa en Ucrania impulsa el apoyo a la OTAN en Finlandia

Aunque es poco probable que Rusia quiera invadir otros países mientras haya conflicto en Ucrania, los finlandeses empiezan a sentir temor.

John SimpsonEditor de asuntos internacionales desde Finlandia

7 marzo 2022

Fuente de la imagen, Getty Images

La invasión rusa a Ucrania ha generado olas de temor en muchos de sus vecinos, desde los estados del Báltico hasta Moldavia.

En teoría, Finlandia debería estar a salvo, dado que ha sido históricamente neutral y le dio muchas dificultades al ejército soviético de Stalin cuando invadió el país en 1939.

En este país nórdico nunca se le ha dado mucho apoyo a la idea de unirse a la alianza militar de la OTAN.

Pero cuando recientemente la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia advirtió de manera explícita a Finlandia y a Suecia que cualquier movimiento hacia la OTAN podría tener consecuencias militares, muchos en ambos países quedaron profundamente impactados.

Desde entonces, aviones rusos han traspasado abiertamente el espacio aéreo sueco.

Si ser neutral no es suficiente para protegerse contra Rusia, la gente aquí está diciendo, a lo mejor, uniéndose a la OTAN ambas naciones podrían recibir la protección que necesitan.

Lo cual representa un gran cambio en la opinión pública. En Finlandia particularmente se creía que las relaciones con Rusia estaban bastante bien.

La invasión a Ucrania lo ha cambiado todo.

Una petición

Unos cuantos días antes de que las tropas rusas atravesaran las fronteras de Ucrania, Aleksi Salonen y Sampo Muhonen, un par de geeks como se autodescriben, estaban sentados en un apartamento de Helsinki jugando videojuegos.

Durante una pausa, empezaron a discutir sobre la creciente amenaza de Rusia y acordaron que sería más seguro que Finlandia solicitara entrar en la OTAN.

Mencionaron la idea a tres de sus amigos virtuales y entre los cinco se inventaron un plan para recolectar firmas y presentar una solicitud al parlamento de Finlandia.

Para generar un debate en la asamblea, una propuesta debe tener 50.000 firmas. En 10 días, habían recolectado más de 70.000.

Habían tocado un nervio en la población de Finlandia y ahora el asunto se le presentará al gobierno.

Las últimas encuestas indican que una mayoría de la población apoya la idea.

Finlandia es un país cuidadoso, y su gobierno más aún.

Cuando le consulté al ministro de Defensa, Antti Kaikkonen, por su opinión, se cuidó en no dar una respuesta. Reconoció que la situación era difícil, pero dijo que unirse a la OTAN era algo que requería considerarse detalladamente.

A lo mejor el gobierno finlandés quiere ver qué pasa en Ucrania antes de decidirse.

Claramente, los rusos no invadirán otro país cuando tienen sus manos llenas con la lucha en Ucrania.

Ecos del pasado

Fuente de la imagen, EPA

Visto desde Finlandia, hay muchas similitudes entre el ataque a Ucrania y la invasión a Finlandia en 1939, la cual se conoce como la Guerra de Invierno.

Iósif Stalin, lleno de confianza, envió a su ejército a Finlandia solo para darse cuenta de que la resistencia era mucho mayor de lo que le habían dicho sus generales.

Los finlandeses lucharon mayoritariamente una guerra de guerrillas contra un ejército que era inmenso, pero cuya moral estaba profundamente afectada por los juicios por traición que, un año antes, habían retirado y ejecutado a la mayoría de figuras con jerarquía en el ejército.

La Guerra de Invierno se alargó por meses antes de que finalmente comenzaran las negociaciones y se alcanzara un acuerdo.

Rusia tomó algo de territorio de Finlandia, pero los finlandeses mantuvieron su independencia y así han permanecido desde entonces.

La invasión a Ucrania también ha sido mal manejada.

El lado logístico se ha visto afectado desde el principio, dado que los soldados (a muchos de los cuales se les aseguró que solo participarían en ejercicios militares) recibieron muy poco combustible, comida y agua.

Analistas occidentales dicen que incluso los mapas escaseaban y que los conductores de tanques tuvieron que parar varias veces a pedir direcciones.

La invasión no fue un Blitzkrieg, y ese prerrequisito para cualquier guerra moderna de destruir las comunicaciones del enemigo simplemente nunca ocurrió.

Fuente de la imagen, EPA

Nada de esto significa que el presidente Vladimir Putin no vaya a ganar al final.

La amenaza nuclear

Ya Putin le aseguró al presidente de Francia, Emmanuel Macron, que continuará hasta que se tome Ucrania entera.

El peligro está en que si no puede hacer esto con fuerzas convencionales, habrá una gran tentación de usar sus armas nucleares tácticas y forzar a Ucrania a rendirse.

La teoría nuclear rusa parece estimar esto como un riesgo aceptable y los expertos occidentales están mucho más preocupados por las posibilidades. No puede haber certezas si se cruza ese umbral.

Rusia sostiene que invadió Ucrania porque quería salvar a los ucranianos del neofascismo.

Lo que el presidente Putin pareciera querer asegurar, además de vengar lo que él ve como la traición de Ucrania al darle la espalda a Rusia, es que no se considere la unión del presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, a la OTAN.

De hecho, pareciera que esta posibilidad no existe en el futuro cercano.

Pero hay una ironía real en el hecho de que una guerra en Ucrania ahora pareciera estar dándole a Finlandia, y a lo mejor a Suecia, una causa real para considerar por qué deberían unirse a la alianza militar trasatlántica.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.