Rusia dice que más de 1.700 soldados ucranianos de la acería de Azovstal se han rendido

Rusia dice que más de 1.700 soldados ucranianos de la acería de Azovstal se han rendido

Últimas noticias Guerra en Ucrania: en directo

El ministerio de Defensa ruso indicó este jueves que 1.730 militares ucranianos se han rendido esta semana en la acería Azovstal, último bastión de resistencia en el puerto de Mariupol, en el sudeste de Ucrania.

«En las últimas 24 horas, 771 combatientes del regimiento nacionalista de Azov se rindieron», indicó el ministerio en su informe diario del conflicto. «En total, desde el 16 de mayo 1.730 combatientes se rindieron, incluyendo 80 heridos», agregó.

El ministerio difundió un vídeo que muestra a soldados saliendo de la planta, algunos visiblemente heridos y otros utilizando muletas. Soldados rusos los cachean e inspeccionan sus mochilas mientras salen. Los heridos fueron trasladados a un hospital en territorio controlado por Rusia en el este de Ucrania, mientras los sanos lo serán a una colonia penal en la región prorrusa de Donetsk.

Ucrania ha indicado que buscará un intercambio de prisioneros, pero Moscú no ha dado una respuesta definitiva sobre esta cuestión.

Según informa la agencia Reuters, el Comité Internacional de la Cruz Roja registró a todos los que se entregaron a las fuerzas prorrusas, para poder garantizar que sus familias puedan permanecer en contacto con ellos después de su captura.

«Más de la mitad ya se han ido, más de la mitad han depuesto las armas», dijo Denis Pushilin, líder de la República Popular de Donetsk, al canal de televisión por Internet Solovyov Live.
«Que se rindan, que vivan, que enfrenten honestamente los cargos por todos sus crímenes«, dijo Pushilin.

Las autoridades ucranianas se han negado a comentar públicamente sobre el destino de los combatientes, diciendo que podría poner en peligro los esfuerzos de rescate.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, presenta a los combatientes, que incluyen soldados del ejército ucraniano y miembros del batallón Azov, como heroicos defensores de la patria contra los ocupantes extranjeros.
Sin embargo, Rusia dice que el batallón Azov, que comenzó como una organización paramilitar nacionalista de extrema derecha, es un grupo de combatientes nacionalistas radicalmente antirrusos y los presenta como nazis.

Cuando se le preguntó sobre los informes de que el capitán Sviatoslav Palamar, de 39 años, comandante adjunto del Regimiento Azov, se había rendido, Pushilin se negó a comentar. Palamar dijo a Reuters el mes pasado que sus fuerzas lucharían todo el tiempo que fuera necesario.

El destino final de los combatientes no está claro.
El Kremlin dijo que serían tratados de acuerdo con las normas internacionales, aunque algunos legisladores rusos exigieron que fueran juzgados y uno exigió que enfrentaran la pena de muerte.
El CICR dijo que las operaciones de evacuación seguían su curso el jueves y que ellos no estaban » transportando prisioneros de guerra a los lugares donde están detenidos».