Rebajas en el carburante y subvenciones directas: las ayudas que ya han tomado otros países europeos a sus transportistas

El Gobierno no aprobará sus medidas hasta la semana que viene, mientras que el sector pide que las ayudas lleguen ya Leer

Rebajas en el carburante y subvenciones directas: las ayudas que ya han tomado otros países europeos a sus transportistas

El Gobierno no aprobará sus medidas hasta la semana que viene, mientras que el sector pide que las ayudas lleguen ya Leer

El Gobierno de Pedro Sánchez movió ficha en la última hora del martes para tratar de poner fin a los paros del sector del transporte. Lo hizo, eso sí, con una reunión en la que no participó la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte de Mercancía -sí estaba el Comité Nacional de Transporte por Carretera-, que es la organización que ha convocado estas protestas. En cualquier caso, el Ejecutivo puso sobre la mesa un plan de ayudas, pero la Plataforma no ha aceptado esta propuesta.

El principal escollo es que esta bonificación del gasóleo profesional, que rondará los 500 millones de euros, se aprobaría en el próximo Consejo de Ministros -el del día 29 de marzo- y entraría en vigor el 1 de abril. Es decir, los transportistas aún tendrían que esperar algo más de una semana para poder beneficiarse de esta ayuda, que, en principio, se presentaría junto a todo el paquete de medidas destinado a aplacar la actual crisis energética. Los convocantes de la huelga quieren que lleguen ya.

La espera no es casual: el Consejo Europeo se reúne a finales de esta semana para detallar su propio plan de actuación con «las opciones que permitan garantizar unos precios de la energía asequibles y la seguridad del suministro» y el Gobierno quiere seguir su línea.

No obstante, esto no ha frenado a otros países, que ya han avanzado medidas para abaratar la electricidad, garantizar el suministro de gas o reducir el precio del combustible. Salvo rebajar el IVA de los carburantes -que es una medida que requiere el permiso de la UE, porque la gasolina no entra entre los artículos que se pueden rebajar al tipo mínimo-, hay todo tipo de herramientas que ya se están utilizando, también para ayudar a los transportistas.

Así, por ejemplo, Francia ha seguido un modelo similar a la propuesta española. De hecho, según explicó la propia ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, durante su anuncio, la idea del Ejecutivo está inspirada en lo hecho por el Gobierno francés. Tras reunirse con asociaciones del sector, el Gobierno galo decidió dedicar 400 millones de euros a ayudar a las empresas de transporte con un plan que se suma a la ya anunciada rebaja de 15 céntimos por litro de carburante para todos los consumidores a partir del 1 de abril. Se trata de ayudas directas por vehículo -se estima que beneficiará a unos 520.000- que irán directamente a las empresas.

Así, por ejemplo, cada autocar recibirá 1.000 euros, cada furgoneta, 300 y en el caso de los camiones las subvenciones podrán ir de los 400 a los 1.300, en función de su tonelaje. De este modo, consiguieron desconvocar una huelga programada para este lunes.

En la otra frontera, Portugal también había tomado medidas generales y las volvió a tomar en este caso concreto. De este modo, a la rebaja extraordinaria del impuesto sobre los combustibles, que se ajusta semanalmente, añadió una bonificación de hasta 30 céntimos por litro de gasóleo para los vehículos de transporte de hasta 35 toneladas (los de mayor tonelaje reciben una rebaja de 20 céntimos por litro).

El Ministerio de infraestructuras luso indicó, tras aprobar esta ayuda en Consejo de Ministros, que esperan que suponga un apoyo equivalente a la mitad del consumo medio de estos vehículos durante tres meses, lo que supone una subvención de entre 342 y 810 euros en el primer caso y 1.260 a partir de 35 toneladas. También hay una bonificación de 0,30 euros para el aditivo AdBlue y se aplaza el pago de los impuestos de esta actividad.

Por su parte, Italia esperó al Consejo de Ministros del viernes pasado para atajar la evolución de la crisis energética (su anterior paquete de medidas, al que destinaba 5.800 millones de euros, era de hace un mes). Se reducirán durante 30 días -es decir, hasta el 30 de abril- los impuestos especiales de de gasolina y gasóleo, lo que supondrá una rebaja de 25 céntimos por litro. También se darán ayudas a las empresas de alto consumo eléctrico o de gas natural y se dará un bono social de luz y gas.