Rafa Nadal ‘pasa’ de su lesión y dudas con Alcaraz en la hierba de Wimbledon

Rafa Nadal ‘pasa’ de su lesión y dudas con Alcaraz en la hierba de Wimbledon

Rafa Nadal llega al torneo de Wimbledon, que arranca este lunes, con las más altas expectativas. El dolor en su pie ha desaparecido prácticamente y no quiere estar todo el rato hablando del asunto: su objetivo es ganar su tercer Grand Slam de la temporada.

Tres años llevaba el balear sin competir sobre hierba, desde que cayera en las semifinales de 2019 ante Roger Federer en el All England Club. La preparación ha sido corta y no precisamente la más adecuada, con solo dos partidos de exhibición ante Stan Wawrinka (cómoda victoria ante un jugador lejos de lo que fue) y Felix Augier-Aliassime (derrota en el supertiebreak en un apretado duelo).

El pie de Nadal es la gran preocupación de todos, y las preguntas se repiten en cada comparecencia. Y al mallorquín se le ve algo cansado del tema. «No podemos hablar cada día de mi pie, porque si no nos olvidamos de lo más importante, que es el tenis. He tenido muchos problemas en mi vida con las lesiones y no lo pienso cada día cuando estoy en la pista, no voy pensando si me va a doler o no, soy positivo. Pero no puedes competir y estar pensando todo el día en el dolor«, explicó Rafael.

«Si estoy aquí es porque las cosas van bien, si no, no estaría. Estoy contento por la evolución, pero no puedo estar superfeliz porque no sé lo que pasará», dijo sobre su estado físico. «Cuando me despierto, no tengo ese dolor que tenía durante el último año y medio», zanjó. Nadal lo quiso dejar claro: se acabó lo de hablar de su lesión, es hora de hablar de tenis y de que llega como uno de los favoritos a la victoria en Wimbledon.

Su debut será este martes, ante el argentino Francisco Cerúndolo. Lo hará un día después del que probablemente sea el gran candidato para levantar el título, Novak Djokovic. El serbio, cabeza de serie número 1 y vigente campeón, se medirá hoy al coreano Son-Woo Kwon.

La preparación de Nadal tuvo una penúltima sesión ante el estadounidense Tommy Paul, este domingo durante dos horas. Seis días lleva el balear ejercitándose en el All England Club con un objetivo: tras ganar el Abierto de Australia y Roland Garros, ahora va a por Wimbledon, con un reto gigantesco por delante: intentar ganar el Grand Slam (los cuatro grandes) por primera vez en su carrera.

Con muchas más dudas llega Carlos Alcaraz, que ha perdido sus dos partidos en el torneo de exhibición de Hurlingham ante Casper Ruud (este sábado) y Frances Tiafoe. El murciano se ha estado ejercitando en estos días con un vendaje en el codo derecho, por unas molestias que arrastra desde Roland Garros y que le impidieron participar en Queen’s, pero no quiere que eso sea una excusa. «Me encuentro bastante bien, ha sido una semana positiva. El codo me ha respetado bastante bien. Ninguna molestia. Estamos adaptándonos a la hierba, a jugar con la protección del codo. De momento me está yendo bastante bien. Lo importante es que estoy jugando sin pensar en el codo. Estamos preparados al 100%», aseguró el murciano. La hora de la verdad para él será hoy, no antes de las 16 horas, ante Jan-Lennard Struff. El alemán, número 158 del mundo, no debería ser rival para el español.