¿Por qué seguimos avergonzando a la gente soltera?

El número de solteros está aumentando, pero la gente todavía insiste en decirles que encontrarán pareja pronto.

Jessica KleinBBC

15 minutos

Fuente de la imagen, Getty Images

Preguntar por qué alguien «todavía» está soltero y asegurarle que «encontrará a su persona pronto» puede parecer una forma reflexiva, incluso sensible, de averiguar la situación sentimental de amigos solteros.

Sin embargo, estas frases simples constituyen una «vergüenza individual» y es probable que sean más dañinas que útiles.

La vergüenza de soltero resulta de sesgos negativos sobre las personas que no tienen pareja: deben estar tristes y solas por no tener pareja; están buscando activamente una, pero aún no encontraron una; y deben tener algo malo que les hace estar solos.

Todos estos estereotipos están impulsados ​​por las presiones para ajustarse a los estándares sociales establecidos durante mucho tiempo: tener una pareja, un hogar compartido, dos niños y un perro, y así la persona logró reunir todos los ingredientes que necesita para una vida feliz.

Si bien la gente ha reevaluado constantemente estas normas sociales durante décadas, investigaciones recientes sugieren que la vergüenza individual sigue siendo fuerte.

Los datos de una encuesta realizada por el servicio de citas Match, al que accedió la BBC, muestran que el 52% de 1.000 adultos solteros de Reino Unido dijeron haber experimentado vergüenza de solteros «desde el comienzo de la pandemia», probablemente debido a la mayor atención sobre en quién pueden confiar las personas durante los confinamientos.

Y aunque el 59% dijo que estaba «contento con el estado de su relación», todavía era objeto de preguntas intrusivas.

La persistencia de estos sesgos contra los solteros no solo es degradante, sino también obsoleta en muchos países.

Fuente de la imagen, Getty Images

«La soltería alguna vez se consideró un período de transición, cuando las personas marcaban el tiempo hasta que se casaban o se volvían a casar», dice Bella DePaulo, autora de Singled Out: How Singles are Stereotyped, Stigmatized and Ignored, and Still Live Happily Ever After («Señalados: cómo los solteros son estereotipados, estigmatizados e ignorados, y aún así viven felices para siempre»).

Ahora, dice, los estadounidenses pasan más años de su vida adulta solteros que casados.

En 1970, señala, citando datos censales de EE.UU., el 40% de los hogares estadounidenses estaba formado por parejas casadas y sus hijos, mientras que el 17% vivía solo y era soltero.

En 2012, el 27% de los hogares estadounidenses estaban compuestos por solteros y solo el 20% eran conformados por padres e hijos.

Pero incluso con estas estadísticas cambiantes, está claro tanto anecdóticamente como en investigaciones sobre este asunto que las personas que no están en una relación romántica siguen teniendo dificultades con sus amigos y familiares que sí tienen pareja, y también con ellos mismos.

A pesar de que los solteros parecen abrazar y elegir cada vez más el estado de su relación, la presión para encontrar citas no necesariamente va a desaparecer.

Pero puede haber al menos algún progreso a la vista, ya que la creciente número de solteros entre la población puede ayudar a superar la estigmatización de la soltería.

Fuente de la imagen, Getty Images

Daños de la vergüenza individual

Según la psicoterapeuta Allison Abrams, residente en la ciudad de Nueva York, la vergüenza del soltero es «juzgar negativamente a alguien por no tener una pareja y no cumplir con las expectativas de la sociedad… de estar casado a cierta edad».

Como resultado, los que avergüenzan tratan a las personas que no tienen pareja «de manera diferente», dice ella.

«La gente tiende a pensar que estás aburrido y solo cuando estás soltero», agrega Ipek Kucuk, quien trabaja en la app de citas Happn en París.

En el estudio compartido por Match, los investigadores preguntaron sobre las «frases vergonzosas» comunes que las personas solteras han escuchado de otros, y el 35% afirmó que les dijeron «encontrarás a alguien pronto».

El 29% escuchó la frase «¡debes estar tan solo!», mientras que el 38% aseveró que siente lástima general sobre el estado de su relación.

DePaulo dice que los mitos en torno a los solteros incluyen la idea de que las parejas casadas tienen un dominio especial de la vida que los solteros no tienen; que la vida de los solteros es «trágica»; y que ser soltero implica ser egoísta.

De hecho, algunas investigaciones respaldan que estos son mitos, incluido un estudio alemán de 2018 que sugiere que los estereotipos sobre los solteros miserables y las parejas felices no son del todo correctos.

Los estereotipos sobre los solteros no solo son incorrectos, sino que también pueden tener consecuencias perjudiciales.

Fuente de la imagen, Getty Images

Como dice Abrams, la vergüenza internalizada de las actitudes sociales hacia los solteros puede afectar negativamente la autoimagen.

Incluso si los amigos y familiares de una persona soltera no la avergüenzan por su estado, no alcanzar los hitos importantes de la vida como el matrimonio y los hijos puede pasar factura, especialmente en alguien que está buscando pareja activamente, porque es lo que la sociedad tiende a esperar de ellos.

«Muchas veces vi que eso juega un papel en la depresión», dice Abrams.

Un «guión» normalizado para una vida exitosa puede incluso obligar a aquellos que están felices de estar solteros a reconsiderar esa actitud y buscar algo que están bastante seguros de que no quieren, solo para que puedan encajar con las normas culturales.

Y la vergüenza individual proviene de muchas fuentes que van más allá de los padres y amigos entrometidos.

Los gobiernos juegan un papel al ofrecer varios beneficios a quienes están legalmente casados, de los que las personas solteras no pueden aprovecharse.

Algunos creen que esto envía un mensaje sobre la «manera correcta» de vivir la vida, sirviendo como un refuerzo positivo para las personas en pareja y haciendo que los solteros interioricen la idea de que se están equivocando en la edad adulta.

En EE.UU., por ejemplo, un empleado puede agregar a su cónyuge a su plan de atención médica, pero las personas solteras no pueden hacerlo con personas importantes como hermanos o amigos cercanos, señala DePaulo.

Las parejas y las familias también obtienen beneficios que no están disponibles para los solteros en otros ámbitos, que van desde descuentos en vacaciones hasta lugares de trabajo que otorgan asignaciones especiales para aquellos con familia en su hogar.

Solterona contra soltero

Como cualquier estigma cultural, la vergüenza individual no se distribuye por igual.

Las mujeres tienden a soportar la peor parte, y ciertas culturas enfatizan el matrimonio y tener hijos más que otras.

Primero, considera las palabras para describir a las mujeres solteras en comparación con los hombres. Mientras que los hombres son conocidos como «solteros», las mujeres son llamadas «solteronas».

A finales de la Edad Media, «solterona» surgió como un término para describir a las mujeres que hilaban lana profesionalmente, la mayoría de las cuales no estaban casadas.

Fuente de la imagen, Sarah Mason

El trabajo de menor categoría les resultaba más fácil de conseguir, ya que los trabajos más deseables generalmente estaban reservados para las mujeres casadas, quienes, a través de sus maridos, podían permitirse los materiales necesarios para realizar otro tipo de trabajo.

Mientras tanto, los «solteros» a menudo se representan como divertidos, potencialmente aflabes (si no sórdidos), viviendo sus mejores vidas y sin preocupaciones.

Estas connotaciones positivas se remontan a «Los cuentos de Canterbury», de Geoffrey Chaucer.

«Solterona» adquirió connotaciones aún más negativas con el tiempo, y se utiliza para menospreciar a las mujeres solteras (y jóvenes) en la cultura popular, como en «El diario de Bridget Jones» (el personaje principal tiene poco más de 30 años con un trabajo sólido en Londres, pero «sufre» su condición de «solterona»).

Fuente de la imagen, Getty Images

«Según la sabiduría popular, que no es sabia ni precisa, las mujeres se preocupan más por el matrimonio que los hombres», dice DePaulo.

«Por lo tanto, creo que las mujeres solteras están más sujetas a preguntas molestas como ‘¿Estás saliendo con alguien?'».

Como anécdota, Abrams dice que sus clientas comparten más experiencias de haber sido avergonzadas como solteras que sus clientes varones, pero advierte que su público mayoritario son mujeres.

«Los hombres solteros también pueden ser tratados de manera despectiva y desdeñosa», agrega DePaulo, y dice que las personas los perciben como niños, incapaces de cuidar de sí mismos u «obsesionados con el sexo».

La demografía cultural también puede influir en la prevalencia de la vergüenza individual.

En su experiencia, Abrams ha encontrado clientes con ciertos antecedentes, como aquellos con familias de Corea, China e India, que tienden a experimentar una vergüenza más pronunciada por parte de los miembros de la familia, al igual que algunos de sus clientes que se mudaron a Nueva York desde el Estados Unidos profundo.

Estas culturas tienden a enfatizar roles de género más tradicionales en torno al matrimonio, y no cumplir con estas tradiciones puede parecer especialmente poco convencional.

«Escuché a un [cliente] decirme algo como que [su] familia siente vergüenza porque no tiene un hijo a los… 30 años o incluso antes», dice Abrams.

El «poder de los números»

Lo que significa ser soltero está cambiando y algunos expertos creen que las modificaciones, tanto en las actitudes como en la demografía, podrían ayudar a normalizar la soltería y, potencialmente, hacer que no se juzgue tanto a los que no tienen pareja.

Fuente de la imagen, Getty Images

En los últimos años, figuras influyentes en las redes sociales y celebridades tradicionales han hablado con orgullo sobre su estado de soltería.

La actriz Emma Watson, por ejemplo, se describió públicamente a sí misma como en «autopareja», alentando a otros a ver su propia falta de una pareja romántica como algo positivo, no negativo.

«A medida que más personas aceptan su condición de solteros, creo que más personas se sienten liberadas para hacer lo mismo», dice Abrams.

Una investigación de la app de citas Bumble de octubre de 2021, a la que accedió la BBC, mostró que el 53% de los más de 8.500 usuarios de esa plataforma encuestados en Canadá, Francia, Alemania, India, México, Filipinas, Australia, Reino Unido y EE.UU. «se dieron cuenta de que está bien estar solo por un tiempo», gracias a la pandemia.

Además, desde que apareció la covid-19, muchos solteros expresaron sentimientos y resultados positivos con respecto al estado de su relación.

Según la encuesta de Match, el 42% dijo que «disfrutaba» estar soltero durante la pandemia.

Sin embargo, esta estadística implica que el otro 58% de los encuestados no lo hizo; de hecho, el aislamiento provocado por la pandemia afectó negativamente a muchos solteros y aumentó la vergüenza para algunos.

Match informó que el 37% de los solteros encuestados dijeron que recibieron más preguntas de «amigos y familiares preocupados» sobre su vida amorosa.

De hecho, Abrams sugiere que la vergüenza de los solteros «todavía es bastante rampante», incluso cuando el número cada vez mayor de solteros en países como EE.UU. sugiere un posible alejamiento de este comportamiento.

Fuente de la imagen, Getty Images

Aún así, los expertos tienen la esperanza de que estos cambios demográficos modifiquen los prejuicios de la soltería.

DePaulo llama a este aumento en solteros «el poder de los números», diciendo que «casi cada vez que la Oficina del Censo publica sus últimas estadísticas, los hallazgos muestran que hay más personas solteras y una mayor proporción de personas solteras que antes».

«Cuando franjas enteras de la población no están casadas -en EE.UU., cerca de la mitad-, se vuelve más difícil insistir en que tienen algo malo», dice.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.