Podemos «no va a aceptar» la ampliación en el cómputo de la pensión prometida a Bruselas

Podemos «no va a aceptar» la ampliación en el cómputo de la pensión prometida a Bruselas

Pensiones Elevar a 35 años el cálculo de la pensión resta 105 euros al mes a las prestaciones iniciales Fondos europeos España pide otros 10.000 millones de los fondos europeos que no llegarán hasta 2022

Unidas Podemos rechaza totalmente el compromiso que el Gobierno del que forma parte ha adquirido con Bruselas para ampliar el periodo de cómputo de la pensión y que, aunque finalmente no se concretó, en un primer momento se apuntó que sería de 25 a 35 años. Ya se había deslizado desde la formación que lidera Ione Belarra pero, por si había alguna duda, el secretario de Estado de Derechos Sociales y gurú económico del partido, Nacho Álvarez, ha sido muy claro: «No es una medida recogida en el Pacto de Toledo, no está en el Acuerdo de Coalición, no forma parte del diálogo social e implicaría un recorte en muchas prestaciones futuras que Unidas Podemos no va a aceptar«.

A través de una publicación en su perfil de la red social Twitter, método habitual de comunicación y fijación de posiciones en Unidas Podemos, Álvarez ha sido muy claro con esta medida que está generando un notable enfrentamiento y mensajes contradictorios desde dentro del Gobierno.

Primero porque, como es evidente, Podemos lo rechaza. Y la propia Belarra ha incidido en ello subrayando que su partido no aceptará recortes en las pensiones «ni presentes ni futuras», al tiempo que la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha incidido en que Podemos «siempre defenderá que la buena gestión económica tiene que ver con garantizar los derechos de las personas, particularmente las más vulnerables». «No podemos empobrecer a nuestros pensionistas, y mucho menos a nuestras pensionistas», ha añadido, según informa Europa Press, completando así la puesta en escena del partido que cogobierna junto al PSOE.

Pero además, porque se trata una medida que efectivamente figura en los compromisos adquiridos por el Gobierno con la Unión Europea para recibir los fondos comunitarios, algo que efectivamente reconoció la propia portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, pero que, al mismo tiempo, ha sido matizada por el responsable de Seguridad Social, José Luis Escrivá. «¡No, no, no!», llegó a afirmar de manera muy tajante este mismo jueves cuando fue preguntado en RNE la ampliación del cómputo a 5 años, a lo que añadió que «lo que va a hacer es mejorar la situación de estas personas cuyos últimos años (cotizados) no son los mejores».

Y posteriormente añadió que el Gobierno no ha hablado nada nuevo con Bruselas; que lo publicado no supone ninguna novedad; que la polémica es una «absoluta serpiente de verano«; y que simplemente se trata sólo de una frase en «una cajita» que posteriormente se amplía. «Pero no hay absolutamente ninguna novedad. No lo puedo decir más alto y más claro», subrayó el ministro visiblemente molesto.

Lo que resulta indudable, por lo tanto, es que este cruce de declaraciones, promesas y matizaciones no hace más que añadir incertidumbres precisamente en el momento en el que el Gobierno está pidiendo fondos a Bruselas. Hoy mismo, el Ministerio de Hacienda ha comunicado que España «ha remitido la solicitud del primer desembolso que asciende a 10.000 millones de euros» y «se convierte en el primer país en solicitar el primer desembolso» del Plan de Recuperación, celebrando así la gran celeridad del Gobierno para pedir los fondos.

Y lo que también resulta indudable es que ampliar de manera global el periodo de cómputo a 35 años supondría un recorte en las prestaciones. Según un estudio realizado por las universidades de Valencia y Extremadura, y que ha sido adelantado este viernes por EL MUNDO, la pensión media registraría una reducción de 105 euros por paga, 1.470 euros al año.

En este complejo y desconcertante contexto, la oposición ha pedido a Escrivá que acuda al Congreso para dejar claras cuáles son las medidas que va a aplicar el Gobierno. a portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, apuntó que «los españoles no merecen levantarse y leer en los periódicos que se les quiere recortar las pensiones por Sánchez«, y el portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, acusó además a Escrivá de de no garantizar las pensiones de los nacidos durante el baby boom porque todavía no se ha establecido el mecanismo de equidad intergeneracional.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más