Planas avisa a los huelguistas: «No habrá diálogo bajo la violencia y la coacción»

«Habrá que usar toda la contundencia que sea necesaria para garantizar la provisión de alimentos y servicios básicos», declara el ministro de Agricultura Leer

Planas avisa a los huelguistas: «No habrá diálogo bajo la violencia y la coacción»

"Habrá que usar toda la contundencia que sea necesaria para garantizar la provisión de alimentos y servicios básicos", declara el ministro de Agricultura Leer

El Gobierno no echa el freno en sus críticas contra la huelga de transportistas. Al contrario. Pasan las horas y en pleno conflicto social aumenta sus amenazas verbales contra los piquetes. Este viernes ha tomado el relevo a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, tanto la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, como el titular de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Planas, quien ha asegurado en Cáceres que «bajo la violencia y la coacción» no es posible el diálogo. En esta línea, ha llegado a calificar de «ilegal e inmoral» la forma en la que están actuando los piquetes en el marco de la huelga de transporte de mercancías.

Planas ha explicado que «cuando hablamos de pequeños ganaderos que no pueden entregar su leche porque hay piquetes que se lo impiden, estamos hablando de una acción ilegal e inmoral, como es ilegal e inmoral bloquear puertos en nuestro país para evitar la distribución del pescado», ha subrayado.

En este sentido, el ministro de Agricultura incidido en que «bajo la violencia y la coacción» no es posible el diálogo y ha realizado un llamamiento a la responsabilidad de quienes «boicotean y llevan a cabo acciones violentas y perturban la distribución» de mercancías y del sector agroalimentario.

Para el ministro, se trata de un «grupo de personas» que «están boicoteando y llevan a cabo acciones violentas», además de «perturbar» la distribución en España de muchas mercancías, básicamente del sector agroalimentario.

A su juicio, «quienes realizan estos actos de boicot no están integrados en las organizaciones del comité nacional de transportes por carretera» e incluso ha aseverado que desde este propio sector «no los reconoce como suyos, lo que agrava el conflicto».

Como síntesis, Planas ha querido lanzar a los ciudadanos «un mensaje de seguridad y tranquilidad» y ha recordado que pues el Gobierno han movilizado a 23.600 efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado: «Habrá que usar toda la contundencia que sea necesaria para garantizar la provisión de alimentos y servicios básicos». Así, ha remarcado que expresando que » la provisión de alimentos y de servicios básicos no es una cuestión baladí; es una cuestión constitucional en relación con la libre circulación, y en este país todos podemos expresar nuestros puntos de vista y nuestras reivindicaciones de forma pacífica, pero no podemos utilizar acciones y violencia frente a nadie, porque es el conjunto de la sociedad el que pierde».

Finalmente, sobre conversaciones del Gobierno con los convocantes de las protestas, ha recordado que es competencia del Comité Nacional del Transporte por Carreteras, un órgano, ha asegurado, donde se han llevado a cabo «unas negociaciones muy sustantivas» el pasado mes de diciembre, donde se concretaron a su juicio una serie de acuerdos que se convalidaron en forma de Decreto Ley para beneficio de los transportistas.

La delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, ha confirmado hoy que ha habido «varios» detenidos por acciones violentas durante estos días de paro en el transporte por carretera, y «algunos de ellos» han sido puestos a disposición judicial y a otros se les ha tomado declaración y han quedado en libertad.

García Seco ha señalado que ha habido «incidentes» en toda Extremadura pero de «pequeños grupos» que están actuando de «forma coordinada» extendiéndose por todo el territorio, y «haciendo daño a las ganaderías, a las explotaciones y a los transportistas que quieren ejercer su actividad, a las industrias que quiere abrir, y están haciendo daño de forma puntual y en todo el territorio».

Además, ha criticado a los convocantes de esta huelga que «impide que lleguen medicinas a los enfermos» o que no lleguen alimentos a las explotaciones donde se puede morir el ganado, y que «está consiguiendo que agricultores y ganaderos después de meses de trabajo y esfuerzo no puedan sacar sus productos al mercado y no los puedan vender».