Nueva remesa de sanciones a Rusia: la UE propone prohibir las importaciones de carbón tras la masacre de Bucha

El quinto paquete de sanciones, que necesita el acuerdo de los 27, castiga aun más a la banca, cerraría los puertos y limitaría la tecnología punta, pero todavía no contempla el petróleo o el gas Leer

Nueva remesa de sanciones a Rusia: la UE propone prohibir las importaciones de carbón tras la masacre de Bucha

El quinto paquete de sanciones, que necesita el acuerdo de los 27, castiga aun más a la banca, cerraría los puertos y limitaría la tecnología punta, pero todavía no contempla el petróleo o el gas Leer

La Comisión Europea ha propuesto nuevas sanciones y embargos a Rusia como parte del quinto paquete de medidas en respuesta a la invasión de Ucrania por parte del ejército de Vladimir Putin. Así, se plantean establecer un embargo a las importaciones de carbón a la Unión Europea procedentes de Rusia y cerrar los puertos europeos a los barcos operados por rusos.

La masacre de la localidad de Bucha, situada a las afueras de Kiev y calificada de genocidio por el presidente ucraniano Volodímir Zelenski, ha hecho que Bruselas considere «necesario claramente aumentar todavía más nuestra presión», según estimó la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, en declaraciones recogidas por France Presse.

Por su parte, el vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, apuntó en una rueda de prensa posterior a la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la UE que el quinto paquete de sanciones «no es sólo sobre energía sino que incluye amplios sectores como sanciones personales, al comercio, al sector del transporte y también sanciones que afectan al sector energético, principalmente al carbón».

«También es vital que los países de la UE se coordinan y trabajen juntos», detalló Dombrovskis en su discurso, «para asegurarnos de que las sanciones se ejecutan rápida y correctamente».

En cualquier caso, estas sanciones al sector energético se aplicarán en función de un calendario que aún no está definido, según explicó el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire. El dirigente manifestó la disposición de la presidencia francesa de la UE de aumentar las sanciones contra Rusia «que son las más severas que la UE haya puesto jamás».