Nicaragua abandona la OEA por ser «un instrumento diabólico del mal»

Nicaragua abandona la OEA por ser «un instrumento diabólico del mal»

Nicaragua La farsa de Ortega: represión y calles vacías en Nicaragua, marcha de exiliados en el resto del mundo

El Gobierno de Nicaragua ha anunciado que retira las credenciales de sus representantes ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) y ratificó su «invariable decisión» de abandonar el organismo.

«Retiramos las credenciales de nuestros representantes, los compañeros Orlando Tardencilla, Iván Lara y Michael Campbell. No tendremos presencia en ninguna de las instancias de ese diabólico instrumento del mal llamada OEA», ha señalado el Gobierno de Nicaragua.

El canciller Denis Moncada, como parte del gobierno nicaragüense ha ratificado su «invariable decisión de abandonar la OEA, según lo expresado el día 19 de noviembre del 2021, y al confirmar nuestra denuncia y renuncia irrevocables, ante esta calamitosa, truculenta y mentirosa dependencia del Departamento de Estado del imperialismo yanqui».

«También comunicamos que a partir de esta fecha dejamos de formar parte de todos los engañosos mecanismos de este engendro, llámense Consejo Permanente, llámense comisiones, llámense reuniones, llámense Cumbre de las Américas», ha agregado.

Asimismo, Moncada ha anunciado el cierre de las oficinas de la OEA en Managua. «Tampoco tendrá este infame organismo, en consecuencia, oficinas en nuestro país. Su sede local ha sido cerrada», ha dicho.

Minutos después del anuncio, la Policía Nacional ha rodeado las oficinas de la OEA en Nicaragua, ubicadas en las afueras de Managua, mientras sus símbolos eran desmontados.

«Nicaragua no es colonia de nadie, por lo tanto no es parte de un ministerio de colonias. Al denunciar y renunciar a ese mecanismo infernal del cual nos retiramos inmediatamente en absoluta dignidad, ratificamos, eso sí, nuestro respeto, cariño y reconocimiento, a Cuba y Venezuela, heroicos, y a los pueblos que valientemente libran sus luchas, y que nos han acompañado y acompañan en las batallas», ha sostenido Managua.

El Gobierno de Ortega ya había anunciado su decisión de retirar a Nicaragua de la OEA en noviembre pasado, después de que el organismo rechazó la legitimidad de las elecciones celebradas en ese mes, en las que el exguerrillero obtuvo una nueva reelección, con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, y con siete de sus adversarios en prisión.

La permanencia de Nicaragua en la OEA estaba en duda desde hace cuatro años, cuando el organismo aprobó el proceso de aplicación de la Carta Democrática Interamericana, por los señalamientos contra Ortega sobre violaciones a los derechos humanos en 2018, cuando redujo las multitudinarias manifestaciones antigubernamentales con ataques armados que, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dejaron 355 muertos.

Hasta ahora la OEA no ha aplicado la Carta Democrática Interamericana. El retiro de Nicaragua se hará oficial en noviembre de 2023, una vez que se cumplan dos años desde el anuncio de su decisión. Desde 2018 Nicaragua vive una crisis sociopolítica que se acentuó en las elecciones de noviembre.