Nada menos que un Mundial en juego: España se la juega en Grecia

Nada menos que un Mundial en juego: España se la juega en Grecia

España afronta los dos partidos más importantes del año en cuatro días en los que está en juego clasificarse para el Mundial de 2022, nada menos. En los choques ante Grecia y Suecia, dos victorias darían el billete para Catar; de lo contrario, la temida repesca será el destino de una selección que viene de cuajar grandes sensaciones tanto en la Eurocopa –donde llegó a las semifinales– y de la Nations League –en la que cayó en la final–, pero que ha dejado bastantes dudas en una irregular fase de clasificación.

Para empezar, toca una visita a Grecia en la que las cuentas son claras. Si el combinado de Luis Enrique no gana este jueves (20.45 horas) en Atenas y Suecia sí lo hace ante Georgia en Solna (esto último parece más que probable), España llegará a la última jornada sin opciones de ser primera y quedará, por lo tanto, condenada a jugar una repesca para la que tiene plaza fija gracias a su buen papel en la Nations League.

Ha tenido la Roja algunos problemas de cara a la portería contraria, y la situación se complica en estos dos partidos con las numerosas e importantes bajas. Ferran Torres, el sorprendente goleador del equipo, se lesionó en la final de la Liga de Naciones y todavía no está recuperado. También están de baja otros dos nombres que brillaron en Italia, Mikel Oyarzabal y Yeremi Pino, mientras que Ansu Fati se cayó de la lista en el último momento. Tampoco estará Gerard Moreno, por lo que a Lucho le tocará tirar de Álvaro Morata, el reaparecido Dani Olmo, el fiable Pablo Sarabia y los debutantes Brahim Díaz y Raúl de Tomás.

También hay bajas en las otras líneas, aunque menos numerosas.No estarán Eric García, Pedri o Marcos Llorente, pero sus ausencias parecen bien cubiertas.

Por su parte, Grecia llega sin margen de error. La derrota en la pasada jornada en Suecia le obliga a ganar a España si quiere tener opciones de auparse al menos a la segunda plaza para optar a la repesca.

Los helenos históricamente le han dado muchos problemas a España, y ya en el partido de la primera vuelta rascaron un sorprendente empate en Los Cármenes (1-1) gracias a un penalti convertido por Bakasetas. Derribar el muro griego con un primer gol será la primera clave, el conjunto de John van’t Schip defenderá muy atrás y con muchos jugadores y esperará su oportunidad a la contra o a través del balón parado.

«Con respecto al primer partido han cambiado de sistema. Ante nosotros fueron muy defensivos, hemos visto que han hecho buenos partidos con buenos resultados y espero a una Grecia motivada en su estadio ante su gente. Es muy buen equipo defensivo, nos costó hacerle ocasiones de gol y nos va a costar con y sin balón, porque cuando ellos lo tienen saben lo que tienen que hacer», avisó Luis Enrique, que tiene bastante claro el plan de su rival de hoy.

Ante nosotros fueron muy defensivos, hemos visto que han hecho buenos partidos con buenos resultados y espero a una Grecia motivada

Será un partido de mucha tensión, pero el seleccionador ironizó con el asunto. «Os veo un pelín preocupados por la presión, ¿qué os pasa?», señaló sonriente ante la segunda pregunta sobre el tema. «Jugué 15 años y llevo de entrenador 10 ó 12 y os digo que bendita presión, el problema es cuando estás en un equipo y no la hay. Este equipo ha demostrado siempre que con presión rinde», recalcó. Pero el encuentro es lo que es, vital y decisivo: nada menos que un Mundial hay en juego.