Los motivos por los que la UEFA tiene en el punto de mira al Barça y amenaza con sancionarle por su situación financiera

Los motivos por los que la UEFA tiene en el punto de mira al Barça y amenaza con sancionarle por su situación financiera

El FC Barcelona atraviesa una complicada situación económica que, pese a las palanas efectuadas, le mantiene en la cuerda floja y con jugadores, como Koundé, flamante fichaje, sin poder ser inscrito por conflictos con el límite salarial.

Ahora, y según revela The Times, la UEFA le tiene en el punto de mira, junto a otros clubes europeos, por sus movimientos financieros correspondientes al curso 2021/22. 

¿Qué investiga la UEFA?

El máximo organismo del fútbol europeo está mirando con lupa las cuentas de varios clubes en el ejercicio correspondiente anterior, en lo relativo a salarios y que, en el caso del Barça, es en parte de la Junta Directiva previa a Laporta, presidida por Bartomeu.

En concreto se investiga si se incumplieron las leyes del fair play financiero que establece un límite salarial concreto y que establece asimismo un tope de pérdidas que se habrían superado y que, en última instancia, está trayendo de cabeza a la nueva dirección azulgrana.

¿A qué se enfrenta el Barça?

Según la información revelada por The Times, las sanciones contempladas se centran en multas económicas, pero eso dependerá de lo que los investigadores de la UEFA saquen en claro a la hora de analizar las cuentas de cada club implicado, por lo que sanciones deportivas no están fuera de la mesa.

¿Qué otros clubes están implicados?

Hay hasta 10 clubes implicados en a investigación entre los que figuran PSG, Marsella, Inter de Milán, Roma o Juventus. Las pérdidas por la pandemia obligaron a varias entidades a hacer malabares con las cuentas y es cometido de la UEFA ahora constatar cómo se llevaron a cabo las operaciones.

La UEFA sólo permite un límite de 30 millones de pérdidas en tres años y los clubes citados, incluido el Barça, habrían sobrepasado esta cifra.

El FC Barcelona se ha visto obligado en el último año a dejar ir a Leo Messi, a vender el nombre de su estadio y a vender parte de sus derechos de imagen para tratar de sanear una situación financiera que ahoga a la entidad. Ahora, la sombra de la UEFA puede sumarse a los problemas y añadir piedras en el camino.