López Obrador, tras fracasar su reforma eléctrica: «Se cometió un acto de traición a México por defender a empresas que nos roban»

El presidente mexicano resta importancia al revés sufrido en la Cámara de los Diputados y celebra la inminente nacionalización del litio Leer

López Obrador, tras fracasar su reforma eléctrica: «Se cometió un acto de traición a México por defender a empresas que nos roban»

El presidente mexicano resta importancia al revés sufrido en la Cámara de los Diputados y celebra la inminente nacionalización del litio Leer

La Cámara de Diputados tumba la reforma eléctrica de AMLO

Un día después de que su reforma eléctrica hiciera agua en la Cámara de los Diputados, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha comparecido ante los medios en su conferencia de prensa diaria, popularmente conocida como ‘Mañaneras’, para valorar el fracaso legislativo: «el día de ayer se cometió un acto de traición a México por parte de un grupo de legisladores que, en vez de defender los intereses del pueblo, de la nación, en vez de defender lo público, se confirieron en defensores de empresas extranjeras que se dedican a medrar, a robar, y estos diputados los respaldaron, a los saqueadores, es muy lamentable lo que sucedió».

El cambio de marco regulatorio del sector eléctrico propuesto buscaba dar marcha atrás a la liberalización impulsada por su predecesor Enrique Peña Nieto, reservando al menos un 54% del mercado a la empresa estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE), limitando la participación de la iniciativa privada y abriendo la puerta a cancelar contratos previamente firmados. Finalmente, después de un tenso debate de más de 12 horas, la iniciativa gubernamental sólo logró sumar 275 de los 334 votos que necesitaba para salir adelante, gracias al bloqueo de los opositores PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, los cuales desactivaron la reforma constitucional con 222 apoyos.

«Fue hasta vergonzoso ver al PRI como palero del PAN, no sé si ustedes imaginaron que esto iba a pasar. Lamentable, el partido que surge con la Revolución, ahora de palero del PAN y, lo del PAN, como lo hemos dicho en otras ocasiones, tiene alguna justificación, porque ese partido surgió para defender empresas extranjeras«, ha lamentado López Obrador. El presidente mexicano ha interpretado la negativa de los opositores a apoyar su reforma con «ese pensamiento conservador que predomina, ellos prefieren estar bien con los potentados».

El fracaso de la reforma eléctrica supone una derrota parcial para López Obrador ya que, el pasado 8 de abril, la Suprema Corte de Justicia de la Nación le dio un respaldo importante al concluir que los cambios propuestos por el Gobierno se ajustan a la Constitución. Esta circunstancia va a permitir al Ejecutivo contar con una garantía jurídica sólida para imponer su ambicioso proyecto energético a través de pequeñas reformas. Consciente de la previsible derrota de la reforma en la Cámara de Diputados, el presidente se ha mostrado tranquilo porque «nos preparamos para la traición, sabía de los intereses que están en cuestión, intereses muy poderosos, por eso se definió una estrategia desde el principio, de cómo íbamos a enfrentar el problema, para rescatar la industria eléctrica y el petróleo».

El presidente mexicano ha renunciado públicamente a intentar nuevamente aprobar su reforma, delegando esa responsabilidad a sus sucesores al frente del partido oficialista Morena: «no voy yo a volver a enviar otra iniciativa de reforma eléctrica; ya no porque a mí me quedan dos años en cinco meses y quienes vienen detrás lo deben de intentar (…) hay que recuperar los bienes que los oligarcas entregaron a extranjeros«. Sin dar tiempo para la reacción, Morena va a presentar este lunes una iniciativa para cumplir otro de los objetivos de la frustrada reforma eléctrica: la nacionalización del litio. En esta ocasión, al tratarse de una simple modificación de la Ley Minera, el oficialismo no tendrá problema en sacarla adelante aprovechando la mayoría simple que aún conservan.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) celebró que ayer los legisladores de oposición bloquearon en la Cámara de Diputados la reforma eléctrica impulsada por el presidente de México.

«El CCE reconoce la responsabilidad que hoy mostraron las y los legisladores federales en el debate sobre la reforma eléctrica. En un proceso democrático, y dentro de los canales institucionales que establece el marco jurídico, las y los legisladores decidieron con su voto (…) El sector empresarial subraya que seguirá actuando con pleno respeto a la ley, en apoyo al desarrollo incluyente y sustentable que requiere el país», agregó. «En el sector eléctrico se requiere la participación de todos: gobierno, reguladores, empresas públicas y privadas, para lograr el beneficio efectivo de las familias mexicanas».

El CCE resaltó que entre sus afiliados incluye al sector industrial, que representa el 60% del sistema eléctrico del país, y a diversas empresas que han desarrollado e invertido en proyectos de generación eléctrica.