Las pequeñas gasolineras lanzan un órdago a Sánchez: «La inseguridad jurídica hará inviable vender carburante a unos días de Semana Santa»

La patronal Ceees piden mitigar los efectos de la bonificación en sus cuentas y avisa de que cada estación adelantará de media 35.000 euros a la Administración. Leer

Las pequeñas gasolineras lanzan un órdago a Sánchez: «La inseguridad jurídica hará inviable vender carburante a unos días de Semana Santa»

La patronal Ceees piden mitigar los efectos de la bonificación en sus cuentas y avisa de que cada estación adelantará de media 35.000 euros a la Administración. Leer

Las pequeñas gasolineras lanzan un órdago al Gobierno: o garantiza la rápida devolución de las cantidades adelantadas por las estaciones de servicio a sus clientes y les explica cómo tributarán, o el suministro de carburante no estará asegurado en Semana Santa.

«Si la Administración no atiende a las peticiones del sector, la inseguridad jurídica hará inviable seguir vendiendo carburante a apenas unos días de Semana Santa», avisa la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (Ceees) en un comunicado publicado este martes.

La patronal estalla ante la situación de «caos y desconcierto» que atraviesa el sector tras la aprobación de la bonificación de 15 céntimos por litro aprobada la pasada semana por el Gobierno. En este sentido, lanza una serie de exigencias para que el Ejecutivo confirme por escrito cuál va a ser el tratamiento fiscal y contable de la reducción y nombre un interlocutor válido con capacidad para tomar decisiones ejecutivas. «La redacción de la norma es tan deficiente que admite interpretaciones […] Hasta ahora, la interlocución ha sido excelente, pero poco o nada operativa», lamenta la asociación.

«Es urgente que el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico habilite una línea telefónica de asistencia 24/7 en la que se atiendan caso a caso estas incidencias y se ofrezca solución a las pymes del sector». Ceees asegura que hasta la fecha cada estación de servicio ha adelantado 1.000 euros a la Administración, pero calcula que en el momento de realizar la liquidación esta cantidad habrá ascendido a entre 30.000 y 40.000 en función de sus ventas.

«En caso de que la Administración no atienda a nuestras peticiones, Ceees se ve en la obligación de comunicar a sus asociados que el modo en el que se está implementando esta medida nos hace operar con una insoportable inseguridad jurídica. Si las estaciones de servicio continúan vendiendo carburantes a partir de entonces, será bajo su propia responsabilidad. La Administración ha de entender que si nos arrincona, obligándonos a vender a pérdidas, nos dejarán pocas salidas. Y ello a apenas unos días de una Semana Santa, que tanto nuestro sector como otros sectores de la economía preveían fantástica», concluye el comunicado.