Las familias pagan precios un 4,5% más altos que antes de la pandemia

Las familias pagan precios un 4,5% más altos que antes de la pandemia

Encender la luz, poner el lavavajillas o rellenar el depósito del coche es hoy mucho más caro que hace un año pero, sobre todo, más costoso que antes de que irrumpiera la pandemia de la covid-19. Los precios han subido un 5,4% en los últimos doce meses y un 4,5% desde octubre de 2019, cuando el país se encontraba a las puertas de la entrada de la covid-19.

Según la evolución del Índice de Precios al Consumo (IPC) que publica este viernes el INE, el efecto base de comparar los precios de 2021 con unos precios de 2020 que habían bajado por el hundimiento del consumo derivado de la covid-19 no se aplica a todos los bienes y servicios. Muchos han subido considerablemente también respecto a 2019.

De hecho, sólo un 18% de la subida de precios que se ha producido en España en el último año se debe a este efecto comparativa, es decir, a que los precios tuvieran que recuperarse por la bajada experimentada durante la pandemia.

La electricidad es el mejor ejemplo. Es el bien que más se ha encarecido, un 62,8% en términos interanuales, y, además, es hoy un 54% más cara que hace dos años, según se puede comprobar al observar el índice.

Ese efecto comparación sí se aprecia en el caso de los combustibles líquidos, ya que aunque ahora son un 57,1% más caros que hace un año, el incremento respecto a el mismo mes de 2019 es mucho más moderado, de en torno al 5%, por la evolución de los precios del petróleo.

Estos dos elementos (electricidad y combustibles) son precisamente los que registran una mayor subida de precios en el último año, seguidos de otros aceites comestibles (+33,6%), butano y propano (+33,4%), gasóleo (+30,5%) y gasolina (+26,5%).

La cesta de la compra también se ha encarecido sustancialmente. Las familias tienen que pagar un 26% más por el aceite de oliva, un 10,7% más por los refrescos, la margarina les sale un 7,7% más cara, la carne de ovino y caprino ha subido un 7%, y las pastas y el cuscús son un 7% más caras.

Las actividades relacionadas con el ocio, que sufrieron una caída de precios el año pasado por las restricciones administrativas derivada de la covid, suben ahora por el efecto comparación: los paquetes turísticos se encarecen un 8%; los museos y bibliotecas, un 6%; y los hoteles y otros servicios de alojamiento han aumentado los precios un 17,6%.

Las familias sólo encontrarán más barato un grupo no muy amplío de productos y servicios, en el que destacan los peajes y aparcamientos públicos, cuyos precios han bajado un 22,4%; los equipos de telefonía móvil, que han bajado un 7%; los zumos de frutas y vegetales, hoy un 4,4% más baratos; los vuelos nacionales, que por la caída de la demanda han bajado un 3,5%; y los juegos y aficiones, que resultan ahora un 2,5% más baratos.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más