La rentabilidad de los depósitos españoles cae un 98% en la última década

La rentabilidad de los depósitos españoles cae un 98% en la última década

La política monetaria europea ha asestado un duro golpe a los plazos fijos. En una década, su rentabilidad se ha hundido un 98%. El pasado mes de septiembre, el tipo de interés medio de los depósitos fue del 0,05%, según el Banco de España, mientras que diez años antes la cifra se situaba en el 2,74%. Y si se compara el interés actual con el que pagaban los bancos españoles en 2008, la época dorada de los plazos fijos, la diferencia es todavía mayor: en octubre de ese año el interés medio superó el 5%.

En la práctica, esta caída supone que los ahorradores han dejado de ganar mucho dinero y que los bancos se han ahorrado millones. Así, por ejemplo, actualmente los ahorradores obtienen de media cinco euros brutos en concepto de intereses por cada 10.000 euros inmovilizados durante un año. En octubre de 2008, las ganancias eran de 500 euros, según cálculos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com, que ha analizado cuáles son los mejores depósitos de 2021.

La problemática de los ahorradores más conservadores es todavía mayor si se tienen en cuenta los niveles que ha alcanzado la inflación recientemente. Mantener actualmente los ahorros en una cuenta corriente sin rentabilidad o en un plazo fijo con una rentabilidad cercana al 0% implica una pérdida notable de poder adquisitivo. «No rentabilizar los ahorros es sinónimo de empobrecerse«, señalan fuentes del comparador.

La situación actual ha provocado un traspaso paulatino y constante del ahorro desde los plazos fijos a las cuentas corrientes, cuyo saldo total no ha parado de crecer durante los últimos años mientras que el de los depósitos se ha ido desplomando. Sin embargo, la rentabilidad media de las cuentas no es mejor que la de los plazos fijos. Son productos más flexibles y la disponibilidad del dinero es total, pero siguen sin ayudar a que los ahorros crezcan mientras la inflación se dispara.

Ante esta situación, muchos ahorradores se plantean empezar a invertir. Lo cierto es que las oportunidades ahora se han multiplicado gracias a la llegada de los brókeres online con políticas de comisiones low-cost y apps intuitivas para operar desde el móvil. Sin embargo, no todos los consumidores quieren renunciar a la seguridad de los plazos fijos.

Depósitos más rentables, ¿dónde buscar?

Lo cierto es que los plazos fijos españoles se encuentran entre los menos rentables de la eurozona. En otros países de la UE los depósitos son más atractivos, de ahí que cada vez más ahorradores muevan su dinero a otras zonas. Y aunque las rentabilidades disponibles en otros estados miembros tampoco sirven para esquivar los efectos de la inflación, sí para suavizarlos en mayor medida que los nacionales.

Actualmente, contratar un plazo fijo en otro país del Viejo Continente es sencillo gracias a internet. Algunas entidades abren sus puertas a los españoles directamente a través de sus webs. Sin embargo, la revolución en esta industria ha llegado de la mano de la plataforma Raisin, explican desde HelpMyCash. Se trata de una fintech europea que da acceso a más de medio centenar de depósitos de bancos europeos, todos ellos garantizados por un FGD. Y, además, permite realizar todo el proceso por internet y en español.

Por ejemplo, a través de Raisin se puede contratar un depósito a tres años al 1% TAE en la entidad italiana Banca Progetto u otro con el mismo plazo en la checa J&T Banka con un interés del 0,99% TAE.

Ambas entidades, protegidas por los FGD de sus países, lideran también el ranking de los mejores depósitos a dos años. Por un lado, Banca Progetto paga un 0,91% TAE a 24 meses y J&T Banka, un 0,90%.

Para plazos inferiores el interés es más discreto, aunque sigue siendo notablemente superior a la media española. Destaca el depósito a un año de Progetto al 0,56% TAE o el plazo fijo al 0,52% TAE de Haitong Bank también a doce meses. Esta última entidad tiene su sede en Portugal y opera bajo la protección del FGD luso, pero sus plazos fijos los comercializa su sucursal española, por lo que sus clientes no deben presentar el modelo 720 si invierten más de 50.000 euros.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más