La reivindicación de Carlo Ancelotti, el entrenador eternamente ninguneado y ‘acusado’ de no ser moderno

La reivindicación de Carlo Ancelotti, el entrenador eternamente ninguneado y ‘acusado’ de no ser moderno

Para Carlo Ancelotti, encontrar el reconocimiento que merece en esta etapa de los ‘superentrenadores’ parece una utopía en esta su segunda etapa al frente del Real Madrid. Da igual los títulos que logre el italiano, que nunca parece tener él la responsabilidad, el mérito. Culpable y señalado siempre en la derrota, en los éxitos cuesta reconocerle como el gran artífice, algo impensable con técnicos como Pep Guardiola, Jurgen Klopp, Diego Simeone, Antonio Conte o Julian Nagelsmann, por citar algunos de los más prestigiosos del mundo.

El entrañable Carletto llegó -o más bien regresó- casi por casualidad a Chamartín. Necesitaba el Real Madrid un entrenador tras la salida voluntaria de Zinedine Zidane y el mercado no parecía ofrecer demasiadas oportunidades. Los deseados de la zona noble del Bernabéu estaban todos pillados, algo por otra parte lógico. Jurgen Klopp no tenía ninguna intención de salir de Anfield y Mauricio Pochettino estaba atado al PSG, con todo lo que ello implica. Massimiliano Allegri, técnico de gran prestigio, fue tanteado, pero el italiano escogió regresar a su Juventus. Como parecía pronto para apostar por Raúl González (algún día le llegará su ocasión), alguien (José Ángel Sánchez, director general del club) pensó en la vuelta de un ex, Carlo Ancelotti. El entrenador de la Décima, nada menos.

No fue, sin embargo, acogido con ilusión, por mucho que su recuerdo fuera inmejorable tanto en el club como en la afición e incluso en la prensa. De carácter afable, sin levantar nunca la voz en público ni montar nunca incendios, las dudas llegaban con su libreta. ¿Estaba obsoleta? ¿Era un técnico descatalogado? Muchos pensaban que sí. Su última aventura había sido en el Everton, algo que dejaba claro que los grandes de Europa ya no se pegaban por ficharle.

A Ancelotti le tocó apañárselas sin Kylian Mbappé, cabezonerías del jeque. Por lo tanto, el italiano tendría una plantilla casi calcada a la del año anterior, con la excepción de la llegada del prometedor Eduardo Camavinga… y la vuelta de Gareth Bale. Y todos, con un año más en sus piernas.

Nadie le reconoce méritos a Carletto, pero lo cierto es que la grandísima mayoría de analistas coincidió allá por el mes de septiembre en que el favorito a la Liga no era el Real Madrid. Pocos, casi nadie, apostaban por él. Era el Atlético el considerado como gran candidato (para eso era el vigente campeón) y había incluso más fe en un Barça que había perdido a Leo Messi.

¿Qué más tiene, entonces, que hacer Carlo para que se le reconozcan los méritos? Porque los tiene y muchos. El Real Madrid recuperó la alegría ofensiva que parecía haber perdido, ha tenido tramos de muy buen fútbol, sobre todo en la primera parte de la temporada, ha hecho que Vinícius se convierta en un crack mundial y que Karim Benzema sea reconocido como el mejor futbolista del mundo. Algo de mérito tendrá.

Ancelotti explica el fútbol con una sencillez que asusta, y quizás eso no se lleva en el fútbol moderno, el de las estadísticas aplicadas al juego, las flechas pintadas en campos virtuales, los hilos de Twitter de explicaciones sofisticadas y a veces ininteligibles.

Aquí la única realidad es que ha hecho campeón de Liga al Real Madrid en el mes de abril (¡!) a falta de cuatro jornadas, ha ganado la Supercopa de España y tiene al equipo en las semifinales de la Champions después de eliminar al equipo con más estrellas del mundo (PSG) y al vigente campeón continental (Chelsea). También es el único entrenador de la historia que ha ganado las cinco grandes ligas (Liga, Premier, Calcio, Bundesliga, Ligue 1) y nadie tiene más Copas de Europa que él. Tres, tiene de momento, algo que solo Bob Paisley y Ancelotti han logrado.

Y todo, sin saber aplicar al Real Madrid un fútbol moderno, dicen algunos. Demasiados. Carletto seguro que no se lo tiene en cuenta.  

Los grandes artífices de la 35ª Liga del Real Madrid, en datos.Carlos Gámez