La impresionante historia de Angela Copson, la atleta de 75 años que baja de 4 minutos el kilómetro

La impresionante historia de Angela Copson, la atleta de 75 años que baja de 4 minutos el kilómetro

Tienes 75 años y es capaz de bajar de los cuatro minutos el kilómetro. Angela Copson tiene unas marcas que ya querría más de algún aficionado al atletismo con mucha menos edad. Lo más curioso es que no fue hasta los 60 años cuando se calzó sus primeras zapatillas, y ahora es toda una estrella de la categoría máster.

En un solo fin de semana, Copson participó en los 800 metros (3:07.17, a 3:53 el km), en 1.500 (6:26.74, a 4:18 el km) y en 5.000 (22:53.55, a 4:37 el km). Tres récords mundiales que dejaron al mundo del atletismo con la boca abierta. Nada mal para una británica que comenzó a correr casi por casualidad.

El marido de Angela tuvo un infarto en 2007. Ante esta situación, el doctor le aconsejó que empezase a correr para mejorar su condición física y ella se animó a acompañarle en su nueva actividad para que así se viese obligado a no tirar la toalla. Quince años después, Copson ha terminado ocho maratones y posee diez récords mundiales de categoría máster.

«Es realmente extraño cómo la enfermedad cambia los caminos de tu vida. Mi marido tuvo mucha suerte porque fue directo al hospital y le operaron del corazón y, aunque nos cambió la vida, fue como una segunda oportunidad. Una segunda oportunidad para empezar de nuevo tanto él como yo», comenta Angela cuando se le pregunta por lo que significa el atletismo para ella.

Pero además de cambiarla la vida, el atletismo se ha convertido en poco menos que en una obsesión para Copson. Corre un mínimo de 100 kilómetros semanales como parte de su entrenamiento. Normal que atesore medallas hasta el punto de que casi le da hasta vergüenza hacer gala de ellas. 

«Todas mis medallas están en cajas de zapatos debajo de las escaleras. Correr no lo es todo en mi vida, mi familia es más importante, pero me encanta esa sensación de estar en forma y en control«, explica la británica. «Me siento más fuerte mentalmente. De hecho, me convertí en una persona más fuerte a medida que mejoraba. Por eso soy quien soy hoy».

Pero no todo es correr y entrenar. Copson presta mucha atención al descanso y la alimentación, sus otros dos aliados a la hora de mantenerse en forma. «Trato de dormir ocho horas en la cama y entrenar sin machacarme demasiado», confiesa, antes de hablar sobre su dieta. 

«Me encanta la comida saludable. Pescado, pollo, verduras, ensaladas, pasta, arroz integral y todas las frutas. No tomo suplementos y tengo la suerte de no tomar ningún medicamento, ya que esto debe declararse en las carreras Masters mundiales y europeas. He probado diferentes geles para maratones, pero encuentro que un tazón de papilla con miel es más beneficioso», concluye la atleta máster más importante de Gran Bretaña.