La fiesta en el vestuario del Real Madrid tras la gesta contra el Chelsea: nadie se esperaba los bailes de David Alaba

La fiesta en el vestuario del Real Madrid tras la gesta contra el Chelsea: nadie se esperaba los bailes de David Alaba

Nunca una derrota supo tan dulce para el Real Madrid como la sufrida por el Chelsea en la vuelta de los cuartos de final de la Champions League. El 2-3 fue suficiente para que los blancos pasaran y, antes de pasar a los necesarios análisis para equilibrar los desajustes vistos, tocaba fiesta.

El vestuario del Santiago Bernabéu, templo de gestas como la vivida este miércoles apenas unos meses después de lo ocurrido ante el PSG, se convirtió en una fiesta. Los jugadores fueron entrando uno a uno con una sonrisa y unas ganas de celebración que, aunque muchos aún seguían acalambrados por el esfuerzo, no pudieron contener las ganas de seguir moviéndose.

Las cámaras del club se metieron en la fiesta y dejaron imágenes que resumen muy bien las sensaciones vividas. Uno de los héroes del partido, Karim Benzema, estaba que ni podía hablar. «Pregúntale a David», le pidió al cámara, que fue a cuestionar a David Alaba.

El austriaco está sintiendo en su primera temporada como madridista lo que supone este club en la Copa de Europa. Él tiene experiencia más que sobrada en este tipo de situaciones de su etapa en el Bayern, pero según sus propias palabras esto es «diferente». «Increíble el espíritu de este equipo. ¡Mira a este tipo, míralo!», dice, según se abraza con el incombustible Luka Modric, el MVP del partido.

En ese momento, entró Eder Militao, ausente del partido por una sanción. El central no pudo más que aplaudir… y poner música. Ahí fue cuando Alaba dio rienda suelta a su alegría, pese a que estaba tieso de cansancio, y jaleado por los miembros del cuerpo técnico se puso a bailar.

El Real Madrid se reivindicó en un partido que se le puso muy cuesta arriba y, pese a perder, ya espera rival en las semifinales: puede ser el Atlético de Madrid, eterno rival de derbi, o el Manchester City de Pep Guardiola. En caso de necesidad, el Bernabéu también puede dictar sentencia en el partido de vuelta del 4 de mayo.