La ‘Fed’ sube su previsión de inflación y rebaja la de crecimiento debido a la invasión de Ucrania

El hecho de que EEUU esté relativamente ‘blindado’ de los efectos económicos de la guerra y de las sanciones a Rusia hace prever que las cosas van a ser significativamente peores en Europa Leer

La ‘Fed’ sube su previsión de inflación y rebaja la de crecimiento debido a la invasión de Ucrania

El hecho de que EEUU esté relativamente 'blindado' de los efectos económicos de la guerra y de las sanciones a Rusia hace prever que las cosas van a ser significativamente peores en Europa Leer

Estados Unidos El Senado aprueba suprimir el cambio de hora para dejar permanentemente el horario de verano Guerra Biden anuncia 800 millones en ayuda militar a Ucrania

La economía mundial ha salido del Covid y se ha metido en la invasión de Ucrania. Así, una tragedia deja paso a otra. Y eso es lo que ha marcado la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de subir, hoy, los tipos de interés un cuarto de punto por primera vez desde diciembre de 2018. Eso era algo que ya se daba por hecho.

La verdadera noticia está en las previsiones del banco central para lo que queda de año, que podrían resumirse en tres cosas: más inflación, menos crecimiento, y precio del dinero más caro. Todo ello, por la invasión de Ucrania. El hecho de que EEUU esté relativamente ‘blindado’ de los efectos económicos de la guerra y de las sanciones a Rusia hace prever que las cosas van a ser significativamente peores en Europa.

La mediana de las previsiones de los miembros del Comité del Mercado Abierto (el organismo de la ‘Fed’ que decide la política monetaria) es inequívoca. En diciembre, esperaba un crecimiento del 4% este año; ahora, lo reduce al 2,8%. La inflación, por el contrario, sube, del 2,6% al 4,3%, medida en función del deflactor del consumo privado, que es la fórmula favorita del banco central para seguir la evolución de los precios. No solo eso: la inflación será también más alta en 2023 y 2024, con un 2,7% y un 2,3%, respectivamente. Las cuatro subidas de tipos que esperaba en diciembre son ahora siete, lo que significa que en todas y cada una de sus reuniones este año el banco central adoptará esa medida. Lo único que no empeora es el paro que se mantiene en el 3,5%, lo que significa pleno empleo.

El mercado esperaba cinco o seis subidas de tipos, no siete y, además, llevaba toda la mañana de EEUU especulando con algún tipo de acuerdo de paz entre Rusia y Ucrania. Pero justo antes de que la Reserva Federal anunciara la subida de tipos, el presidente, Joe Biden, había anunciado la entrega de 800 millones de dólares más en armas al Gobierno de Kiev, y gran parte de la oposición republicana demandaba incluso una implicación más activa en el conflicto, con lo que esas perspectivas se revelaron totalmente infundadas.

Y luego llegó la ‘Fed’ anunciando siete subidas, y una rápida normalización de su balance, lo que significa que el banco central venderá los bonos que ha comprado durante la crisis del Covid-19. A más bonos en el mercado, más interés que hay que pagar por éstos para que encuentren comprador, lo que supone otra vía para encarecer el crédito. Así que la Bosla se dio la vuelta rápidamente, con los índices de las grandes empresas – S&P500 y Dow Jones – perdiendo lo que habían subido, y el tecnológico NASDAQ manteniendo una apreciación minúscula.