Kevin Lee, el actor británico que interpreta al villano de Occidente en las películas de propaganda china

Lee se ha vuelto famoso interpretando al villano de Occidente que es siempre asesinado o golpeado o derrotado por el héroe chino.

Grace Tsoi y Yitsing WangBBC News

11 minutos

Fuente de la imagen, Kevin Lee

Suena un disparo. Cubierto de sangre, Kevin Lee se desploma en el suelo y muere. Luego corren los créditos: así termina otra de sus tantas películas que han sido éxito de taquilla en China.

De vuelta a casa, el actor británico es prácticamente un desconocido.

Pero en China se ha convertido en un rostro popular, interpretando al villano de Occidente que es siempre asesinado o golpeado o derrotado por el héroe chino.

Conocido como Kaiwen en China, interpretó a un asesino a sueldo en Kung Fu Yoga, de Jackie Chan, y a un monstruo azul en la película de fantasía Super Me.

Pero su papel más conocido en el país asiático es el del coronel estadounidense Allan D Maclean, el protagonista del éxito de taquilla La batalla del lago Changjin (2021), que consolidó su estatus como el villano occidental favorito de China.

«Siento que me he convertido en el actor extranjero más buscado en China», dice Lee a la BBC.

Un encuentro casual

Lee creció en Huntingdon, Cambridgeshire, y cuenta que desde pequeño le encantaba ver películas de artes marciales chinas.

Jackie Chan, recuerda, era su «héroe preferido».

Hace más de dos décadas, poco después de obtener un título en informática, decidió estudiar artes marciales en Mudanjiang, una pequeña ciudad en el noreste de China, durante todo un año.

Era su primer viaje al país y apenas podía hablar mandarín.

Fuente de la imagen, Kevin Lee

A su regreso a Reino Unido, encontró trabajo como vendedor, pero pronto se dio cuenta de que lo que realmente quería era ser actor.

Estudió teatro en una escuela de actuación y luego regresó a China en 2010.

Pero no tuvo mucha suerte en la industria cinematográfica asiática hasta un encuentro casual en 2013 con la superestrella de acción Wu Jing, quien desde entonces se ha convertido en sinónimo de películas nacionalistas en China.

Lee recuerda que estaba renovando su visa de trabajo en la Oficina de Seguridad Pública de Pekín cuando se encontró con Wu en los ascensores.

Estaba deslumbrado: justo la noche anterior, Lee había visto una de las películas de Wu.

«Así que me acerqué a él. Le dije: ‘Oye, eres Wu Jing, ¿verdad?’ Lo dije en chino», recuerda Lee.

Wu se sorprendió y luego le dijo que necesitaba un hombre «grande» para protagonizar una próxima película de acción.

Dos semanas después, fue a una audición. Tuvo problemas al decir sus líneas en chino, pero no importó: Wu le dio el papel.

Fue su gran oportunidad: esa película resultó ser la primera de la icónica franquicia de acción Wolf Warrior.

Películas de ‘melodía principal’

En 2014, el líder chino Xi Jinping instó a los artistas a hacer del «patriotismo el tema principal de la creación literaria y artística».

En los años siguientes salió Wolf Warrior, y su secuela, Wolf Warrior 2.

Combinando emocionantes escenas de lucha con tramas que promueven el heroísmo de los soldados chinos en tierras extranjeras, las películas marcaron el comienzo de una nueva era de filmes patrióticos chinos.

Fuente de la imagen, Getty Images

Las películas de propaganda, un pilar de la China comunista, suelen recrear batallas revolucionarias históricas con diálogos y tramas forzados.

Pero a medida que China se vuelve más asertiva en el escenario internacional, sus estudios de cine han producido películas más sofisticadas que defienden la idea de una China fuerte.

Estos filmes llenos de acción y hábilmente producidos se conocen como «melodía principal», un término para algo que sigue la ideología oficial del gobierno.

Las películas a menudo retratan a China como una potencia mundial que hace lo que sea necesario para salvar a sus ciudadanos, o rinden homenaje a los héroes revolucionarios que resisten a los «imperialistas» occidentales.

Muchos de estos papeles de villano han sido para Lee, lo que lo ha ayudado a crear un nicho único.

Lee cuenta que está emocionado por su nuevo éxito, pero también es consciente de que tiene que andarse con cuidado con su base de fans.

Fuente de la imagen, Kevin Lee

En La batalla de Changjin, por ejemplo, interpretó a un coronel estadounidense cuyas tropas lucharon contra las fuerzas chinas durante la Guerra de Corea.

«También tengo que respetar lo que esa película significa para los chinos. No es solo una película… Y yo interpreto a un extranjero que esencialmente estaba matando soldados chinos», dice.

En las redes sociales, el actor británico ha sido criticado por participar en películas de propaganda china.

«Honestamente, no me importa lo que piense la gente porque es mi negocio, solo soy un actor… No trabajo para el gobierno [chino]», dice Lee.

«Los extranjeros [aquí] no tienen la oportunidad de desempeñar el papel principal porque… este es el mercado chino», agrega.

En ese sentido, considera que pasa «lo mismo» en Occidente.

«Si miras las películas de Hollywood, ¿cuántos actores chinos o asiáticos ves interpretando al protagonista? Los chinos o los rusos siempre serán los malos», comenta.

La censura

Pero una de las pocas cosas que frustra a Lee de su trabajo es la censura.

En las películas hechas en Occidente, dice, «podemos hablar sobre nuestros presidentes, nuestro primer ministro, podemos hablar sobre drogas, podemos hablar sobre pandillas, pero obviamente en China está un poco más limitado lo que puedes decir», señala.

«Incluso cuando la película haya terminado de filmarse, no significa que se estrenará. Tiene que pasar por el escrutinio [de los censores]. Si China pudiera ser un poco más relajada con los guiones y poder tener más narrativa, más historia, creo que habría más potencial para ingresar al mercado occidental», opina.

Fuente de la imagen, Kevin Lee

Si bien Lee se siente orgulloso de sus logros en China, quiere probar otros papeles, tal vez incluso en Hollywood o Londres.

«Sería lindo interpretar a un buen tipo, pero tengo que aceptar que si voy a ser un actor aquí, entonces voy a interpretar al malo», comenta.

«[Pero] Si siempre interpretara el mismo papel, mi trabajo se vería igual. Los directores no me verán como un actor con múltiples talentos», considera.

Dice que su mayor sueño es caminar por la calle y que alguien lo detenga y le diga: «Kevin, eres un gran actor».

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.