Iberdrola lanza una campaña contra la tarifa regulada del Gobierno: «Es insoportable»

Asegura que la contratación libre es más barata y promueve el cambio de contrato hacia ofertas con precio fijo. Leer

Iberdrola lanza una campaña contra la tarifa regulada del Gobierno: «Es insoportable»

Asegura que la contratación libre es más barata y promueve el cambio de contrato hacia ofertas con precio fijo. Leer

Iberdrola lanza una campaña contra la tarifa regulada de la luz que promueve el Gobierno para aconsejar a 10 millones de consumidores que la abandonen y contraten una oferta con el precio de la electricidad fijo. La eléctrica asegura que la contratación libre es más barata que la regulada -denominada Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC): «Veinte millones de hogares en España han visto cómo su recibo de la luz es igual o menor que hace un año. Son los de aquellos ciudadanos que tienen tarifa libre. Sin embargo, los contratos de la tarifa regulada por el Gobierno tienen como referencia los vaivenes diarios de los mercados de la energía y resultan insoportables para los ciudadanos adscritos a esta tarifa», avisa la compañía.

La campaña ha sido bautizada como ‘Precio Fijo’ y defenderá ventajas de esta modalidad de contratación como «ahorro, estabilidad y seguridad», frente a la «incertidumbre y la coyuntura de un mercado regulado e inestable».

«España es el único país de Europa cuya tarifa regulada cambia cada hora, lo que genera a los clientes más dudas e incertidumbre. Iberdrola, con más de un siglo de experiencia y más de cien millones de clientes en diferentes países del mundo, líder en energías renovables y descarbonización del planeta, quiere así demostrar a los ciudadanos que un más estable y menor precio es posible», concluye la compañía.

La eléctrica lanza la campaña solo un día después de que su presidente, Ignacio Sánchez Galán, llamara «tontos» a los 10 millones de consumidores que aún están acogidos a este sistema de facturación por no haberse cambiado al mercado libre.

Sus palabras han sido hoy contestadas por las vicepresidentas Nadia Calviño y Yolanda Díaz, que le han acusado de «falta de empatía» social y le han pedido una rectificación urgente. Díaz ha sido la más dura al asegurar que el comentario de Galán son una «vergüenza» y le ha emplazado a pedir perdón a la ciudadanía.