Huelga de transporte: Empiezan los cierres de plantas alimenticias: «Los daños están siendo incalculables»

Danone cierra ya dos de sus plantas en España y el sector vuelve a pedir al Gobierno que mueva ficha Leer

Huelga de transporte: Empiezan los cierres de plantas alimenticias: «Los daños están siendo incalculables»

Danone cierra ya dos de sus plantas en España y el sector vuelve a pedir al Gobierno que mueva ficha Leer

Hoy se cumple la décima jornada de paro de los camioneros y cada día que pasa la erosión a la cadena alimentaria de país es mayor, pues cierran más fábricas, se acumulan las pérdidas y los sobrecostes para las empresas, se deterioran los márgenes y cada vez es más complicado que las tiendas estén bien abastecidas.

Danone ya ha parado la producción en dos de sus plantas de lácteos, tiene otra a medio gas y las otras dos aún operativas, pero «con riesgo de parar en breve si no entra material», explican fuentes de la compañía, que ya advirtió ayer de que pararía la producción en 24 horas si no se encontraba una solución a los paros.

La compañía «analiza la situación de las plantas hora a hora» y en función de si llega suministro se mantienen abiertas o se valora parar la actividad.

Los representantes de toda la cadena alimentaria, desde el sector primario, pasando por la industria hasta la distribución, han comparecido este miércoles en una rueda de prensa para visibilizar la necesidad de «una solución urgente» a este paro que está bloqueando la alimentación del país. También para pedir a los convocantes del mismo que cesen los boicots a los camioneros que no secundan la huelga, pues «los daños que se están generando al país y al conjunto de la economía son incalculables».

«Necesitamos una solución muy urgente, que tendría que haberse producido ya. Pero también hacemos un llamamiento a los convocantes para que no bloqueen la economía del país. Los costes han subido para todo el mundo, pero no se puede bloquear la cadena agroalimentaria de un país«, ha declarado Agustín Herrero, presidente de Cooperativas agroalimentarias.

A pesar de que el Gobierno ha adelantado un día la reunión con el Comité Nacional de Transporte por Carretera (no re reunirá, sin embargo, con los huelguistas), el sector cree que sigue siendo tarde pues «cada día que pasa tenemos que ver cómo movilizar el camión y buscar una alternativa», dice José María Bonmatí, director general de Aecoc.

En el sector primario hay problemas para transportar materias primas desde puertos o almacenes a las fábricas de piensos y de aquí a las explotaciones, a lo que se añade un problema añadido por los costes que supone tener que tirar el producto, como en el caso de la leche.

Tampoco llegan materias primas y materiales auxiliares de envase y embalaje y por ello ,instalaciones y fábricas han parado la producción. Algunas empresas incluso tendrán que hacer un ERTE a sus plantillas. «Habrá empresas que tendrán que usar esta herramienta», ha dicho Mauricio García de Quevedo, director general de Fiab.

Sobre todo porque la normalidad tardará muchos días en recuperarse una vez se desconvoque el paro, pues «las fábricas no se reactivan en un día: hay que reponer los materiales auxiliares, las materias primas… La actividad se mantendrá alterada hasta que se recupere la situación», dice Herrero.

«Diez días de bloqueo en un sector tan eficiente como éste pone en riesgo algo más que un producto fresco y cada día que pasa los costes crecen exponencialmente. No entendemos que la petición de tomar medidas no se esté materializando», lamenta José María Bonmatí.

«Cada día es más difícil tener los lineales abastecidos. Se están haciendo esfuerzos ingentes para buscar alternativas con los proveedores y transportistas para ello», señala Javier Millán Astray, vicepresidente ejecutivo de Anged.

La distribución está haciendo esfuerzos a diario «reorganizar el surtido y que los consumidores puedan hacer su compra completa, con productos de todas las categorías», ha dicho Felipe Medina, secretario general técnico de Asedas.

A la distribución le está costando 130 millones de euros al día readaptar la logística para poder abastecer las tiendas. Además, hay unos costes «que están asumiendo las empresas y que no se visualizan, como es el producto destruido porque no se puede comercializar. Esto lo está absorbiendo la cadena y erosiona sus márgenes», según Bonmatí.

«Nosotros también sufrimos las consecuencias de los aumentos de los costes pero no todas las formas de reivindicar estas demandas son legítimas«, dice Aurelio del Pino, presidente de Aces, que recuerda que «hay problemas de abastecimiento, pero no habrá problemas de desabastecimiento». «En las tiendas habrá cestas de alimentación completas», dice.