«Hay que concienciar al ciudadano de la importancia de rehabilitar»

El debate organizado por EL MUNDO y patrocinado por Ferrovial aborda las oportunidades y retos de los fondos Next Generation EU para modernizar el parque urbano español Leer

«Hay que concienciar al ciudadano de la importancia de rehabilitar»

El debate organizado por EL MUNDO y patrocinado por Ferrovial aborda las oportunidades y retos de los fondos Next Generation EU para modernizar el parque urbano español Leer

El avance europeo hacia la sostenibilidad requiere de un considerable esfuerzo transversal entre diversos sectores económicos, industriales y sociales. Uno de los más relevantes es el de la construcción y rehabilitación urbana. Actualmente, España cuenta con uno de los parques de edificios más obsoletos energéticamente. «El 84,5% de los edificios tiene etiquetas E, F o G, las más bajas en la calificación que valora la eficiencia en función de su gasto energético. Actualmente, solo el 0,3% de los inmuebles de España cuenta con la etiqueta A», aseguró Alejandro López Navarrete, Senior Manager de Capital Projects en Deloitte.

Su intervención se dio en el marco de un debate organizado por EL MUNDO y patrocinado por Ferrovial, en el que participaron además Luis Vega Catalán, coordinador general de la Dirección General de Vivienda y Suelo del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana; María José Piccio Marchetti, directora general de Vivienda y Rehabilitación de la Comunidad de Madrid; César Díaz Maza, primer teniente de alcalde y concejal de Fomento, Vivienda y Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de Santander; Víctor Serrano Entío, consejero de Urbanismo y Equipamientos del Ayuntamiento de Zaragoza y Pedro Gómez López, director de fondos Next Generation de Ferrovial. El debate fue moderado por María Hernández, periodista de la sección de Economía de este diario.

Mejorar la eficiencia energética de los parques de edificios en España es un reto mayúsculo que, por primera vez, vislumbra una oportunidad única gracias a los Fondos Next Generation EU. Éstos destinarán 3.420 millones de euros para el impulso de la agenda urbana, rehabilitación de edificios y construcción de vivienda social. La actuación de dichos fondos tiene como objetivo reducir un 30% el consumo de energía no renovable, descarbonizar la calefacción y refrigeración y reducir su demanda, así como ejecutar 510.000 actuaciones hasta 2026. «Hay que actuar en el plano urbano y no perder el norte de a dónde vamos en el concepto de ciudad. Las ciudades hoy son el gran problema pero también son la gran solución», aseguró Luis Vega, coordinador General de la Dirección General de Vivienda y Suelo del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

El compromiso europeo es alcanzar la neutralidad climática para 2050. «En unos años va a ser obligatorio que nuestros edificios tengan un comportamiento energético más eficiente. La posibilidad de rehabilitar con ayudas de hasta el 80% va a incrementar su valor patrimonial», señaló María José Piccio Marchetti, directora General de Vivienda y Rehabilitación de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, para Piccio, el reto está en «multiplicar por diez» la rehabilitación en los próximos años, así como cambiar el enfoque del tipo de actuaciones que se realizan. «Actualmente un 80% de las actuaciones están centradas en accesibilidad y un 20% enfocado a eficiencia», detalló.

Por otro lado, pese a que los fondos auguran una dinamización del sector, para Pedro Gómez, director de fondos Next Generation de Ferrovial, en la actualidad hay un importante déficit de empresas en el sector. «No hay interés», declaró. En la misma línea, César Díaz Maza, concejal de Fomento, Vivienda y Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de Santander apuntó hacia la necesidad de crear conciencia entre los habitantes y empresas acerca de la importancia de invertir en rehabilitación energética en todas las escalas. Es decir, viviendas, barrios y edificios. «Habrá que generar más empresas especializadas y concienciar a los ciudadanos de la importancia de rehabilitar, ya que son quienes tienen que tomar la determinación de utilizar los fondos europeos», apuntó. «Los ayuntamientos tenemos un papel importante y una gran parte de los esfuerzos deben ir dirigidos a concienciar y generar confianza», añadió.

Así, la confianza será clave para hacer de España un país energéticamente eficiente ya que el desembolso de las comunidades de vecinos será de un 20%. Sin embargo, ese porcentaje no se traduce solamente en un desembolso sin más, sino en una serie de beneficios. «Es es importante que sepamos comunicar que ese 20% de lo que van a pagar los vecinos se traduce en bonificaciones fiscales, ahorros en las facturas de luz y una revalorización fiscal», matizó Gómez.

Así, la confianza será clave para hacer de España un país energéticamente eficiente ya que el desembolso de las comunidades de vecinos será de un 20%. «A la gente hay que convencerla ya que deben hacer una aportación económica y estamos hablando de poblaciones que en muchos casos se encuentran en situación de vulnerabilidad o envejecida», explicó Victor Serrano, Consejero de Urbanismo y Equipamientos del Ayuntamiento de Zaragoza. Para Serrano, esa labor será clave para el éxito de la operación y su éxito radicará en la labor de los ayuntamientos. Sin embargo, reprochó que la UE no les diera suficiente importancia como puente entre los vecinos y los fondos. «La Unión Europea ha contado poco con los ayuntamientos y son estos quienes hemos dotado a nuestras oficinas o sociedades de recursos», expresó. Sin embargo, para Vega, además de generar confianza, será clave que la unificación de criterios en materia de cambio climático también alcance al sector de la rehabilitación. «El criterio de las leyes de cambio climático, que es que el que contamina paga, por eso es clave que el vecino entienda por qué la rehabilitación le conviene» explicó.

Por otro lado, Serrano incidió en la relación directa entre las tendencias demográficas y la vivienda. En ese sentido, España ha sido propensa a enlazar el concepto de modelo de ciudad con el de desarrollo urbanístico, algo que para Serrano en la actualidad es un error. «Salvo Madrid, las ciudades no crecen«, señaló. «Conviene que nos demos cuenta de que, salvo excepciones, las ciudades no van a seguir creciendo con grandes desarrollos urbanísticos; en muchas ciudades estamos a un solo escalón de sufrir la despoblación de los núcleos urbanos», alertó.

En ese sentido, la despoblación urbana actúa en detrimento de la sostenibilidad en cuanto a que aumenta la movilización de los habitantes de las ciudades hacia los núcleos urbanos. «La movilidad es el 30% de las emisiones de CO2, si abandonamos la rehabilitación de las ciudades consolidadas y seguimos con el desarrollo urbanístico, el centro de las ciudades va a morir», sentenció.