‘Goiri’ sobre la contratación de Villarejo en el BBVA: «Asumí que era decisión del presidente»

El ex consejero delegado del banco testifica en la Audiencia que se le ocultó la operación para desactivar la operación de Sacyr Leer

‘Goiri’ sobre la contratación de Villarejo en el BBVA: «Asumí que era decisión del presidente»

El ex consejero delegado del banco testifica en la Audiencia que se le ocultó la operación para desactivar la operación de Sacyr Leer

«Yo asumí que era una decisión del presidente». Así se ha pronunciado este lunes José Ignacio Goirigolzarri, que ha comparecido como testigo ante el juez del caso Villarejo para aclarar las maniobras para desactivar el intento de Luis del Rivero para controlar la entidad que presidía Francisco González.

El entonces número dos del BBVA ha explicado que él no estuvo al tanto de la contratación en 2004 de Cenyt, la empresa del comisario José Manuel Villarejo. Lo supo tiempo después y montó en cólera. Se lo dijo Ángel Cano, que por entonces era su subordinado -luego le sustituyó como consejero delegado- y al que Goiri amenazó con el despido si volvía a ocultarle algo así.

En actual presidente de Caixabank ha comparecido como testigo, y por tanto con la obligación de contestar a todas las acusaciones. La pregunta clave de la investigación de la Audiencia Nacional es si se ordenó contratar directamente a Villarejo sabiendo que era un policía en activo, lo que supondría un delito de cohecho.

Según fuentes conocedoras de la declaración, Goirigolzarri ha explicado que en mayo de 2005, en un despacho habitual con Cano, este le dijo que tenía que comentarle una cosa. Le explicó que «en su momento se contrató a una empresa de inteligencia para hacer una análisis de la operación» en la que el presidente de Sacyr, Luis del Rivero, quería hacerse con el control del BBVA de la mano de la mexicana Pemex.

¿Quién dio la orden? Cano no se lo dijo en esa conversación, o al menos el testigo no lo recordaba este lunes ante el juez. Asumió entonces que había sido Francisco González el que dio la orden de contratar a una empresa de inteligencia. De los pasos posteriores a esa orden genérica no tiene «ni idea», ha dicho.

El propio ex presidente del BBVA declaró al juez que sí ordenó contratar a una empresa de inteligencia para ver qué había detrás de la operación, pero en ningún caso ordenó que fuera la del comisario.

Goirigolzarri ha añadido que Cano le dijo que la contratación había sido «legal». No ha quedado claro qué les llevó en esa conversación a plantear la opción de que el encargo fuera ilegal.

En su declaración como imputado, Cano echó balones fuera sobre su conocimiento del asunto. Indicó que FG le había ordenado que se contratara a quien dijera el jefe de Seguridad, el imputado Julio Corrochano, que era su subordinado. Pero no se especificó que fuera a la sociedad de Villarejo. También indicó Cano que el presidente quiso dejar fuera del asunto a Goiri, del que desconfiaba en este asunto.

El banquero ha explicado que se enfadó mucho con Cano por la «deslealtad» de haber tardado meses en contarle lo sucedido en una crisis en el que él mismo había participado y en la que descubría que se había actuado a sus espaldas. «Lo normal era que hablara inmediatamente conmigo», ha declarado.