Fernando Alonso y su relación de amor-odio con Brasil: dos Mundiales ganados, dos perdidos y un meme eterno

Fernando Alonso y su relación de amor-odio con Brasil: dos Mundiales ganados, dos perdidos y un meme eterno

Fernando Alonso no puede ocultar una sonrisa cuando regresa a Interlagos. Aunque en este fin de semana se juega mucho su equipo en el Mundial, no puede evitar pensar todo lo que ha vivido aquí. Y es que si hay un circuito donde le han ocurrido cosas, sin duda ese es el Autódromo José Carlos Pace.



Los años de gloria: 2005 y 2006

El 25 de septiembre de 2005 fue un día histórico para el deporte mundial y, en concreto, para el español. Tras un lustro de dominio aplastante de Michael Schumacher, un joven ovetense de apenas 24 años se convertía en el campeón del mundo más joven de la Fórmula 1. Su nombre: Fernando Alonso Díaz.

Alonso volvió a gritar como campeón al año siguiente. Tras tumbar a Kimi Raikkonen para lograr su primer laurel, en 2006 jubiló al hombre más poderoso hasta el momento. Schumacher claudicó (aunque ya lo tenía muy difícil desde hacía dos carreras) y aunque no fue de una manera tan efusiva, Alonso lo celebró a lo grande, consciente de que era además una despedida perfecta antes de su gran salto. O eso esperaba: ya tenía firmado un nuevo contrato con McLaren

El doloroso cierre de 2007 y los años de espera



En 2007 quizá hubiera logrado su tercer Mundial también si no se le hubiera cruzado por el camino el que hoy es el rey indiscutible de la Fórmula 1, que ahora ve peligrar su trono. Lewis Hamilton y Ron Dennis frenaron el que podría haber sido la confirmación del asturiano como uno de los más grandes, igualando a su admirado Ayrton Senna, pero fue Raikkonen el que cumplió justa venganza del título perdido en 2005.

Obligado por las circunstancias, Alonso volvió a Renault para el vacío de 2008 y 2009, antes de fichar por Ferrari.

Vettel le destroza la ilusión a Alonso

Fernando Alonso llegó dos veces en su etapa en Ferrari como firme candidato al título a la última carrera. Una de ellas fue en 2012, cuando Sebastian Vettel demostró que la suerte del campeón existe.

Alonso necesitaba ganar para arrebatarle el título al alemán, que no debía acabar entre los primeros, cuando en las peligrosas ‘S’ de Senna, el Red Bull de Vettel recibió un toque y este acabó trompeando. En Ferrari no se lo creían: quizá el golpe de mala fortuna (y mala elección por su parte) de Abu Dhabi 2010 recibía su devolución. No pudo ser y Alonso convirtió su reacción en uno de los primeros memes de la historia reciente de la Fórmula 1.

El regreso con McLaren a Brasil: a Alonso ya le da igual todo

De los años de Alonso en McLaren, en su segunda época allí, hay varias imágenes memorables que se produjeron en el GP de Brasil. En 2015, una temporada que no pudo salir peor, Alonso abandonó con el coche roto. Ni corto ni perezoso se puso a tomar el sol. Literal: se fue a un puesto de comisario, le pidió su silla y se puso a tomar el sol.

En 2016 se descubrió al Alonso cámara. Después de un nuevo problema mecánico (el enésimo aquella temporada), el español le pidió a un cámara de la retransmisión que le enseñase los mandos para intentar ‘cazar’ a un Fórmula 1 que pasaba por esa zona. No lo logró, pero se lo pasó como un enano. Poco más podía hacer con aquellos ‘hierros’ que fueron los McLaren Honda que tomárselo con filosofía.

Queda por ver qué ocurrirá en este 2021. En su última visita aquí, en 2018, Alonso finalizó 17º, penúltimo. A poco que mejore, ya será una alegría.