«Emilio Lozoya no podrá reparar los daños causados»: Exdirector de Pemex replica tras ser buscado por el caso Odebrecht

«Emilio Lozoya no podrá reparar los daños causados»: Exdirector de Pemex replica tras ser buscado por el caso Odebrecht

Carlos Alberto Treviño Medina, antiguo directivo de la compañía petrolera, tiene en México orden de captura por presuntos sobornos en la operación del complejo petroquímico Etileno XXI.

El exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) Carlos Alberto Treviño Medina, sobre quien pesa una orden de captura emitida por un juez y un alerta roja publicada por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), repudió las negociaciones que ante la Fiscalía General de la República (FGR) pretende realizar el extitular de la compañía petrolera, Emilio Lozoya, lo que  implicaría incriminar a otros funcionarios en torno a supuestos sobornos.

«Es evidente que reconocen que es imposible otorgarle un ‘criterio de oportunidad’ a Emilio Lozoya, y que, sin importar qué ofrezca, no podrá reparar los daños causados con los delitos que cometió», apuntó Treviño Medina en un oficio enviado al titular de la FGR, Alejandro Gertz Manero, según reportó El Universal. 

Como parte del ‘criterio de oportunidad’ al que intentó someterse, Lozoya presentó una demanda en la que señala a funcionarios de los gobiernos de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018) de haber recibido sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, a cambio de contratos de obra pública o transacciones a tasas preferenciales. En contrapartida, el exdirector de Pemex negociaba recibir un trato de testigo colaborador y evitar así la cárcel. 

Lozoya afirmó que Treviño Medina recibió cuatro millones de pesos (más de 300.000 dólares, al tipo de cambio de septiembre de 2014) por parte de Braskem, filial de Odebrecht, en el marco de los contratos firmados para la operación del complejo petroquímico Etileno XXI y el suministro de etano.

Esta denuncia de Lozoya motivó una investigación de la FGR contra Treviño Medina, por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y asociación delictuosa. Además, como no se presentó a la audiencia del 7 de septiembre, un juez ordenó su captura por considerar que estaba «sustraído de la acción de la justicia».

Reparación del daño

En el texto enviado al fiscal Gertz Manero, Treviño Medina hizo referencia a la propuesta de reparación de daños —cinco millones de dólares, en efectivo y bienes— que planteó la defensa de Lozoya a la FGR para evitar su encarcelamiento en el caso de sobornos de Odebrecht y en el supuesto fraude en la compra de la planta Agrinitrogenados.

Para Treviño Medina, el monto y los bienes ofrecidos por Lozoya «no pueden cubrir ni siquiera una fracción del daño que realmente ocasionó«. 

«El daño causado por Emilio Lozoya, tanto a quienes hemos sido objeto de sus falsos señalamientos, como al erario público por tener que renegociar contratos para no ser demandado ante tribunales internacionales, [por] la afectación a la credibilidad de esa Fiscalía y la imposibilidad material de que se repare el daño por los delitos que ha cometido, impide que se contemple, siquiera como una posibilidad, volver a hacer tratos con él», sostuvo Treviño. 

Lozoya estuvo en libertad condicional por más de un año y tres meses, desde el 29 de julio de 2020 hasta el pasado 3 de noviembre, cuando la FGR solicitó dictarle prisión preventiva por el caso Odebrecht y un juez federal concedió la petición, argumentando que existía riesgo de fuga. De momento, las autoridades cerraron la posibilidad de concederle el criterio de oportunidad y, por tanto, el trato de testigo colaborador.

Treviño Medina «está localizable»

Este jueves 11 de noviembre, según reportaron medios locales, la Interpol habría emitido una ficha roja para localizar y detener a Treviño Medina.

«El tema de la orden de aprehensión, que si hay ficha o roja o no, yo no tengo ese dato«, dijo su abogado, Oscar Zamudio, en entrevista con Radio Fórmula. De acuerdo con el defensor, el exdirectivo de Pemex «no se está escondiendo» y se encuentra en Texas, EE.UU.