El Real Madrid sobrevive en Cádiz gracias a Lunin y a pesar de Militao

El Real Madrid sobrevive en Cádiz gracias a Lunin y a pesar de Militao

El partido no podía ser más distinto para Real Madrid y Cádiz en el Nuevo Mirandilla. Era poco más que un entrenamiento para los blancos, con la cabeza en París, y un choque a vida o muerte para los gaditanos, enfrascados en la lucha por evitar el descenso. Golpearon primero los madridistas, pero reaccionaron los de Sergio, que rescataron un punto en su lucha por salvar la categoría (1-1).

No tardó demasiado Rodrygo en demostrar por qué es el jugador del momento en el Madrid. Agarró el balón en la banda, se fue de cuantos rivales salieron a su paso y le regaló el gol a Mariano, que no tuvo más que empujar el esférico a la red.

Pese a las rotaciones –descansaron Benzema, Vinícius, Modric o Mendy–, el conjunto blanco siguió con su plan de tomarse los partidos en serio y a punto estuvo de hacer el segundo. Asensio, sin embargo, chutó flojo tras una gran jugada de Fede Valverde.

El contrapunto lo dio Militao, en su peor momento de la temporada. Sus errores se acumularon uno tras otro y uno de ellos casi lo aprovecha Negredo, pero Nacho evitó el gol.

Lunin se lució poco después, pero la igualada la acabó poniendo Sobrino. Su disparo dio en la espalda de Militao y se coló en la red. Y casi hace el Cádiz el segundo tras otro fallo del brasileño, pero Lucas Pérez no encontró a Negredo.

El Cádiz fue a por el partido tras el descanso, consciente de que un punto no le servía demasiado. Y la tuvo en un penalti cometido por Lunin, pero el arquero ucraniano sacó una impresionante mano en el lanzamiento de Negredo.

El partido pudo caer entonces para cualquiera de los dos. Asensio la tuvo, pero chutó demasiado flojo, y Mariano falló una increíble ocasión con todo a favor. También la tuvo Negredo en un cabezazo al que respondió con una palomita Lunin. El marcador ya no se movió pese a las claras ocasiones de ambos.