El panel de Funcas sube 1,5 puntos su previsión de inflación media hasta el 6,9% en 2022, récord desde 1986

Alerta del contagio de la subida de precios a toda la cesta de la compra y recorta la previsión de crecimiento del PIB al 4,3% Leer

El panel de Funcas sube 1,5 puntos su previsión de inflación media hasta el 6,9% en 2022, récord desde 1986

Alerta del contagio de la subida de precios a toda la cesta de la compra y recorta la previsión de crecimiento del PIB al 4,3% Leer

El panel de analistas de Funcas, integrado por 20 de los servicios de estudios económicos más reputados del país, ha subido su previsión de inflación para el promedio del año hasta el 6,9% desde el 5,4% que había pronosticado en marzo y advierten de una «traslación intensa de los mayores costes de producción a los elementos menos volátiles del índice».

De hecho, según estas casas de análisis, la inflación subyacente -que no tiene en cuenta la evolución de los alimentos frescos y los productos energéticos, los bienes más volátiles- subirá de media en 2022 un 3,6%, frente al 2,8% que habían estimado en su última proyección, por el efecto contagio de las subidas de precios a toda la cesta de la compra.

La inflación promedio pronosticada sería la más alta registrada en España desde el año1986, en que se situó en el 8,8%, según el INE.

Aunque estas son las cifras del consenso, siguen existiendo importantes diferencias en función del servicio de estudios: los más pesimistas pronostican una inflación promedio del 8% y los más optimistas, del 6%. Esta brecha contrasta mucho con la que existía hace dos meses, cuando los pesimistas ya preveían un 7,8% pero los positivos esperan una inflación media del 3,2% que se ha visto ampliamente superada.

El Centro de Predicción Económica de la Universidad Autónoma de Madrid proyecta una inflación promedio del 8%; seguido de la Cámara de Comercio de España, que la sitúa en el 7,6%; Equipo Económico, en el 7,4%, y la consultora Metys, en el 7,3%.

En el lado opuesto, Analistas Financieros Internacionales (AFI) confían en que el IPC promedio se modere a lo largo del año hasta situarse en media en el 6%; y el servicio de estudios de Repsol y la consultora Oxford Economics coinciden en situarlo en el 6,3%.

«La previsión de la inflación media para este año ha aumentado en 1,5 puntos porcentuales hasta el 6,9%. Los panelistas esperan que disminuya en los meses que quedan de año hasta acabar con una tasa interanual en diciembre del 4,3%. Respecto a 2023, según el consenso, la inflación se moderaría hasta una tasa media del 2,2%, con una interanual del 1,8% en diciembre. La inflación subyacente, por su parte, sería del 3,6% y del 2,4%, respectivamente en 2022 y 2023″, explica la Fundación de Cajas de Ahorro.

Aunque en términos generales esperan que la subyacente se sitúe en el 3,6%, algunos economistas como los propios de Funcas creen que podría llegar a situarse un punto por encima, en el 4,6%, lo que demuestra el riesgo de que las subidas de precios sean cada vez más generalizadas.

De cara al próximo año, los panelistas confían en que la inflación baje hasta situarse en promedio en el 2,2%, muy cerca ya del nivel de estabilidad de precios del 2% estipulado por el Banco Central Europeo. Sin embargo, algunos expertos como los de la Cámara de Comercio de España creen que aún podría estar en el 3,3% y otros, como los de CaixaBank Research consideran que podría bajar aún más, hasta el 1,1%.

Los expertos avisan de que la subida de la inflación conllevará un inminente endurecimiento de la política monetaria de los bancos centrales. «Las perturbaciones geopolíticas y de oferta agravan las tensiones inflacionistas, abocando a un endurecimiento de la política monetaria. La Reserva Federal ha emprendido una senda de subidas de tipos de interés, cuya onda expansiva se ha trasladado a través de los mercados financieros».

El panel recuerda que este giro se traduce en el fin anunciado de los programas de compra de deuda pública y privada del BCE -tanto los iniciados durante la pandemia como los anteriores- obligando los Estados a financiar las nuevas emisiones de deuda en los mercados, sin el respaldo del banco central. El BCE, además, ha dado señales cada vez más explícitas de su intención de elevar la facilidad de depósitos, instalada en terreno negativo desde 2014.

«El desafío es contener los efectos de segunda ronda de la inflación energética, sin generar tensiones financieras en la zona euro como ocurrió en 2011″, advierten.

Los panelistas anticipan que los tipos de interés de mercado seguirán incrementándose durante el periodo de previsión, hasta 2023, y que el ciclo alcista será significativamente más acusado de lo previsto en el anterior Panel. Según el consenso, el Euribor alcanzaría el 1% al final del periodo de previsión y el rendimiento del bono a 10 años superaría el 2,5%

Los expertos que forman parte del panel de Funcas también han aprovechado la actualización de las perspectivas para recortar su previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) desde el 6% que estimaron en marzo hasta el 4,3%, en línea con la revisión a la baja que han hecho organismos como el Banco de España, la Comisión Europea o el Fondo Monetario Internacional. Para 2023, sitúan el crecimiento en el 3%.

En lo que respecta al mercado laboral, los panelistas esperan que la tasa de desempleo media anual seguirá reduciéndose hasta el 13,7% en 2022 -dos décimas menos respecto al anterior Panel-, y al 13,2% en 2023.

Esta ralentización se debe a que, según la Encuesta de Población Activa (EPA), el empleo aumentó un 1,1% en el primer trimestre del año, una vez eliminados los efectos estacionales, lo que supone un ritmo de crecimiento ligeramente menor que en los dos trimestres previos. Además, la afiliación a la Seguridad Social «apunta a una desaceleración en el ritmo de crecimiento del empleo en el primer trimestre de mayor magnitud que lo indicado por la EPA».

«La estimación media para 2022 se ha reducido en seis décimas hasta el 2,9%, mientras que la previsión para 2023 se sitúa en el 1,9%. A partir de las previsiones de crecimiento del PIB, del empleo y de las remuneraciones salariales se obtiene la previsión implícita de crecimiento de la productividad y de los costes laborales unitarios (CLU). La productividad por puesto de trabajo equivalente a tiempo completo aumentará un 1,4% este año y un 1,1% en 2023. En cuanto a los CLU, se incrementarán un 1% en 2022 y un 1,2% en el año próximo», apuntan.