Si no es por una cosa es por otra, pero el caso es que Eden Hazard nunca deja indiferente a sus haters (y no haters). Cuando el jugador belga del Real Madrid no se convierte en el centro de las bromas por su peso, lo hace por errores como el cometido con su selección ante Estonia.



Hazard se quedó solo ante el portero gracias a un milimétrico de De Bruyne, en una ocasión manifiesta de gol y en la que sólo le quedaba librarse del guardameta antes de marcar, pero entonces vino el drama. El madridista no supo definir como todo el mundo esperaba y terminó por los suelos y sin el premio del gol.

Las redes sociales no dudaron en cebarse con Hazard, desde los que se rieron por su torpeza a los que directamente se pusieron más técnicos y criticaron su falta de velocidad y chispa. Ni siquiera que la acción quedase invalidada por fuera de juego sirvió para calmar los ánimos.