El Gobierno propone repartir la subida de las cotizaciones entre trabajadores y empresas

El Gobierno propone repartir la subida de las cotizaciones entre trabajadores y empresas

El Gobierno ha trasladado hoy a los agentes sociales cambios en su plan de crear una cotización finalista durante los próximos 10 años para rellenar la hucha de las pensiones. Fuentes del diálogo social han señalado que la principal novedad en la propuesta de Seguridad Social ha consistido en repartir los costes de dicha cotización finalista entre trabajadores y empresas. El nuevo tramo sería del 0,6% y un 0,4 corresponderá a la empresa y un 0,2% al trabajador.

La propuesta de crear esta cotización finalista como un mecanismo de equidad intergeneracional (MEI) que cubra el vacío dejado por la derogación del factor de sostenibilidad el pasado verano cayó como una bomba sobre el diálogo social la semana pasada. Los empresarios, que llevan años señalando el peso que suponen las cotizaciones sobre su actividad, lo señalaron como una línea roja en las negociaciones. Lamentaron además que Seguridad Social les entregara una propuesta de gran calado en el apenas folio y medio que ocupa el borrador de lo que será una enmienda a la ley de Reforma de las Pensiones, texto que el Gobierno quiere cerrar el lunes que viene y empezar a tramitar, como muy tarde, el martes siguiente, seguramente tras aprobarlo en el Consejo de Ministros.

Los sindicatos, en cambio, lo valoraron positivamente y pidieron no dramatizar. Desde Seguridad Social se respondió que el carácter de su propuesta es «contingente», en el sentido de que tiene una vigencia al término de la cuál puede desaparecer, y no supone recortar las pensiones para asegurar a generaciones futuras la viabilidad del sistema.

El planteamiento previo consistía en añadir al resto de cotizaciones otra más para asegurar una nueva dotación del fondo de pensiones en 10 años. Esa cotización sería del 0,5% del salario bruto, lo que llevó a los expertos a advertir que el objetivo no cuadra con el plan. La nueva cotización finalista recaudaría 17.000 millones de euros en los 10 años en los que estaría vigente, desde 2023 a 2032. Este volumen de fondos es muy reducido si se tiene en cuenta que no alcanzaría para abonar la paga de pensiones de este mes de noviembre, que supera los 20.000 millones de euros. Con el aumento al 0,6% que plantea ahora Seguridad Social, los empresarios asumirían la mayor parte de la aportación algo que sucede también en las cotizaciones por contingencias comunes, por ejemplo, con un reparto del 23,6% y 4,7%, respectivamente.

«La propuesta del Gobierno debe ser mejorada en términos de suficiencia, allegando más ingresos, de la distribución de la cotización adicional entre empresa y personas trabajadoras y no predeterminando las negociaciones futuras en el seno del Diálogo Social», han señalado los sindicatos CCOO y UGT en un comunicado conjunto.

Las negociaciones deben proseguir en los próximos días con la fecha límite del 15 de noviembre que forma parte del compromiso del diálogo social para llegar a un acuerdo. Si no lo hay, el Gobierno se ha comprometido a llevar adelante su propuesta para incorporarla a la Reforma de las Pensiones en su trámite parlamentario y tratar de conseguir que tanto el Congreso como el Senado aceleren sus procesos para que esté en vigor el 1 de enero. De no ser así, el Gobierno deberá recurrir a los Presupuestos Generales del Estado para cumplir con obligaciones como la revalorización de las pensiones conforme al IPC.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más