El Gobierno dice ahora que aprobará el viernes la intervención del gas y achaca el retraso a Portugal

El Ejecutivo trabaja contra reloj para resolver las cuestiones técnicas que aún plantea Bruselas y diseñar una «legislación paralela» con Lisboa Leer

El Gobierno dice ahora que aprobará el viernes la intervención del gas y achaca el retraso a Portugal

El Ejecutivo trabaja contra reloj para resolver las cuestiones técnicas que aún plantea Bruselas y diseñar una "legislación paralela" con Lisboa Leer

El Gobierno se compromete a aprobar este mismo viernes en Consejo de Ministros extraordinario el mecanismo para intervenir el precio del gas y lograr una rebaja en la factura de la luz doméstica próxima al 30%. Tras recibir un visto bueno preliminar por parte de la Comisión Europea, el Ejecutivo achaca ahora a la coordinación con Portugal el nuevo retraso, si bien el primer ministro portugués, Antonio Costa, anunció ayer que el país vecino lo aprobaría hoy mismo.

«Estamos trabajando intensamente con ellos, tenemos todo el mecanismo definido. Hemos acomodado distintos ajustes con las peticiones de la Comisión y estamos esperando para que sean coincidentes las decisiones de ambos gobiernos y aprobarlo de manera paralela», se ha escudado la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

La aprobación de este mecanismo «urgente» según el Gobierno para abaratar la electricidad, si finalmente se produce el viernes, llegaría 49 días después de que Pedro Sánchez y el primer ministro portugués, Antonio Costa, presumieran de lograr un gran acuerdo político en Bruselas para poder tomar medidas propias apuntando a la excepcionalidad ibérica de «isla energética».

Entre medias se han producido multitud de rifirrafes técnicos entre ambos países y la propia Comisión Europea que han supuesto importantes cambios en la redacción de los primeros borradores. Las eléctricas han cargado con dureza contra la medida directamente en Bruselas y han logrado el apoyo de la banca y los operadores de los mercados financieros por el impacto que la intervención supondrá en los mercados a plazo.

Aunque España ha señalado de forma indirecta a la coordinación con Portugal como el motivo de los retrasos, lo cierto es que Costa anunció ayer que su gabinete se reuniría de forma extraordinaria este mismo martes para dar luz verde a la medida. No obstante, este anuncio se produjo unas horas antes de que la Comisión Europea recordarse, como publicó EL MUNDO en su versión digital, que se trataba de un visto bueno preliminar que aún precisaba de resolver algunas cuestiones técnicas.

Las filtraciones de información y estos anuncios realizados de forma descoordinada han abierto aún más las brechas técnicas que ya existían entre ambos países por la redacción de la norma. La vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha pedido a sus socios extremar la confidencialidad de las negociaciones ante los continuos retrasos en la negociación que están provocando las filtraciones de documentación.