El Gobierno descarta un mecanismo RED para las empresas españolas afectadas por la guerra

El ministro Escrivá admite que el Gobierno «no tiene ni idea de cuánto va a moverse el PIB» Leer

El Gobierno descarta un mecanismo RED para las empresas españolas afectadas por la guerra

El ministro Escrivá admite que el Gobierno "no tiene ni idea de cuánto va a moverse el PIB" Leer

El Gobierno descarta por el momento activar un mecanismo RED -el nuevo modelo de ERTE para situaciones de emergencia que tiene que activar el Consejo de Ministros- para las empresas españolas que se están viendo afectadas por la guerra en Ucrania, como por ejemplo el sector industrial electrointensivo que se ha visto obligado a parar en algunos casos por el elevado coste de la energía.

«La activación del mecanismo RED se hace cuando se constata que un sector está significativamente afectado por una situación excepcional. Ahora mismo no encontramos ningún sector que esté manifestando agregadamente eso, ni de lejos… no sé ve, puede haber expectativas, pero dependerá de la duración de la guerra y del impacto en ciertos mercados», ha señalado este miércoles el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, al presentar el avance de la afiliación del mes de marzo.

Para todas esas compañías que se están viendo a obligadas a parar sus fábricas, empezar a tramitar ERTE o incluso imponer vacaciones forzadas para sus trabajadores, como ya contó EL MUNDO, el Gobierno les aconseja que tramiten un ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas y productivas (ETOP), un tipo de mecanismo que ya existía antes de la pandemia, que debe ser negociado con la representación legal de los trabajadores y que no conlleva ningún tipo de exoneración en el pago de cotizaciones a la Seguridad Social.

Según los datos presentados, el número de trabajadores afectados por este tipo de ERTE ha crecido en el mes de marzo en unos 3.000 empleados, aunque la mayoría de ellos pertenecen al sector del automóvil, ha precisado Escrivá.

«Llegamos a tener en diciembre unos 25.000 trabajadores en ERTE ETOP por la ruptura en la cadena de suministros, mejoró mucho en enero y ahora vuelve a moverse ligeramente al alza en trabajadores de producción de coches, pero sigue por debajo de los niveles de diciembre», ha explicado el ministro, que considera que este tipo de instrumento es el adecuado para «situaciones puntuales de desabastecimiento, aumento de costes o reducción de la demanda en ciertas empresas«.

El ministro no ha querido dar una estimación del impacto que puede tener la guerra de Ucrania en la economía española, ni por bajada del PIB ni por aumento de la inflación.

«Las previsiones son inciertas. ¿Cuánto va a moverse el PIB? No tenemos ni idea. Cualquier economista que venga diciendo cuánto va a bajar el PIB o cuánto va a subir la inflación hace un flaco servicio a la profesión, porque no se sabe. Tendríamos que dar un rango enorme de variación», ha admitido.

A pesar de que la subida de los precios va a tensionar mucho el gasto de la Seguridad Social por el pago de las pensiones, que para 2022 se revalorizarán automáticamente con el IPC promedio de diciembre de 2021 a noviembre de 2022, el ministro ha asegurado que ese incremento está garantizado y que la Seguridad Social está incrementando a buen ritmo los ingresos, con lo que no habrá un problema de déficit. Como contó este medio, el aumento de precios podría engordar el gasto en pensiones en más de 9.500 millones.

«El cálculo de cuánto es el coste de pensiones es muy fácil, se puede hacer para cualquier inflación. Veo que cuando se evalúa este asunto del efecto sobre el gasto de la Seguridad Social por la inflación nunca se pone al lado el cálculo de los ingresos, que están creciendo a un ritmo altísimo (…) La recaudación de la Seguridad Social está yendo muy bien, estamos un 6% por encima de 2019 y suponen 11 puntos de ingresos sobre PIB. Estamos más de un punto por encima del promedio de los últimos años. La recuperación de ingresos por cotizaciones está siendo extraordinaria resultado del dinamismo del mercado de trabajo y el sostenimiento de las rentas salariales», ha defendido.

El ministro ha pedido «máxima tranquilidad«, ya que «las pensiones ya no son motivo de incertidumbre porque hay una ley que establece el modo de revalorización, los pensionistas están protegidos», ha zanjado.