El Banco de España tumba la complacencia del Gobierno: «Somos la gran economía del euro que peor lo ha hecho»

El organismo expone que España está todavía lejos de volver a los niveles de PIB precovid, adelanta que rebajará todavía más su previsión para 2022 y pide que los pensionistas participen en el pacto de rentas Leer

El Banco de España tumba la complacencia del Gobierno: «Somos la gran economía del euro que peor lo ha hecho»

El organismo expone que España está todavía lejos de volver a los niveles de PIB precovid, adelanta que rebajará todavía más su previsión para 2022 y pide que los pensionistas participen en el pacto de rentas Leer

Crisis Bruselas rebaja el crecimiento español al 4% este año, tres décimas menos que el Gobierno Crisis Los datos de empleo alimentan las dudas del Gobierno en el cálculo de PIB que hace el INE

España está lejos de recuperar los niveles de Producto Interior Bruto (PIB) previos a la pandemia. Por mucho que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, destaque, como ha hecho este miércoles en el Congreso, la buena marcha del empleo; que la recaudación tributaria encadena máximos históricos, como siempre expone Hacienda; o que desde el Ministerio de Asuntos Económicos se traslade que la economía marcha mejor de lo que marca el PIB, lo cierto es que esa referencia es clara. Y lo que también muestra, como afirma el Banco de España sin mostrar ningún atisbo de duda, es que la economía española se está comportando peor que ninguna otra de sus comparables europeas desde que se inició la crisis derivada de la pandemia.

«De las grandes economías del euro, somos la que peor lo ha hecho«, afirmó ayer el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Ángel Gavilán, durante la presentación previa del Informe Anual del organismo que hoy se publica.

«En el primer trimestre del año, el nivel de actividad en España se situó 3,4 puntos porcentuales por debajo del observado antes de la pandemia, mientras que, en el conjunto del área del euro, el PIB rebasó 0,4 puntos porcentuales su nivel pre-crisis», se incide en el documento. Y Gavilán, además, adelantó que el BdE va a proceder en junio a rebajar todavía más sus previsiones para este año, que que por ahora prevén un repunte del 4,5% por el 4% de la Comisión Europea, dado que en los tres primeros meses del año se ha producido «una desaceleración mucho más intensa«.

Los motivos por los que España acumula este retraso son varios y conocidos, empezando por el «elevado peso del turismo» en la economía española o «la peor evolución del consumo privado«. En este segundo punto es básico que «los hogares apenas han usado la bolsa de ahorro acumulado», añade el organismo. O más bien, que «los hogares de mayor renta, que son los que más ahorrado, no recurrieron a este ahorro», mientras que los hogares de menor rentas sí habrían liberado parte de esos fondos aunque «puede deberse a que el repunte de precios energéticos afecta más a este grupo».

Gavilán, además, no compartió el análisis que se hace desde los ministerio económicos en cuanto a que las sucesivas crisis han cambiado la estructura de la economía, que el PIB tal vez ya no está registrando bien la situación económica y que la coyuntura es mejor de lo que muestra esa referencia que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De hecho, puntualizó que sí, que el empleo se está recuperando mejor aunque con grandes disparidades por sectores y que las restricciones derivadas de la pandemia podrían, incluso, haber provocado una mayor contratación de personal para las mismas labores. Apuntó también que parte del incremento de la recaudación podría ser coyuntural, como consecuencia por ejemplo del incremento de la inflación. Y acabó advirtiendo de que en el pasado ya se han producido discrepancias de este tipo que, con el tiempo, se han ido corrigiendo.

Sobre la reforma laboral, el responsable del BdE se mostró también cauto. O, al menos, no tan eufórico como el Gobierno. Expuso que «en los últimos meses, la contratación indefinida se ha acelerado y la contratación temporal se ha reducido», pero añadió que «es pronto para evaluar el impacto» definitivo.

Sobre la inflación, que adelantó que se irá incluso más allá del 7%, explicó que está golpeando especialmente a los hogares de menor renta, a los de menor nivel educativo y mayores de 65 años que son especialmente vulnerables. Y sobre las pensiones, se mostró claro al pedir que los pensionistas formen parte del pacto de rentas, esto es, que las prestaciones no se revaloricen con el IPC, como ha prometido el Gobierno.