El Banco de España dobla su previsión anual de inflación y avisa de un IPC desbocado al menos hasta julio

Rebaja también de manera sensible el crecimiento en 2022 y 2023, y retrasa la recuperación de los niveles precovid al tercer trimestre del próximo año Leer

El Banco de España dobla su previsión anual de inflación y avisa de un IPC desbocado al menos hasta julio

Rebaja también de manera sensible el crecimiento en 2022 y 2023, y retrasa la recuperación de los niveles precovid al tercer trimestre del próximo año Leer

Crisis La promesa del Gobierno a los pensionistas costará 10.000 millones más mientras el país bordea la recesión

«Hemos doblado la tasa de inflación«. El nuevo director general de Economía y Estadística del Banco de España, Ángel Gavilán, ha sido muy claro y conciso al presentar de esta manera el principal resultado de las nuevas previsiones del organismo, que efectivamente deja una revisión muy alza del nivel esperado de los precios: del 3,5% medo apuntado en diciembre, al 7,5% hoy apuntado. Una subida vertiginosa que refleja el IPC desbocado que sufre la población.

Esta situación, además, seguirá siendo así al menos hasta julio. que es cuando el Banco de España espera que los precios comiencen a contenerse. En otras palabras: que los ciudadanos seguirán sufriendo una alta inflación durante otros tres meses por lo menos.

«Las tasas serán relativamente elevadas hasta el verano de entre el 9% y el 10%«, ha explicado Gavilán en la presentación de sus primeras previsiones después de que Óscar Arce, su predecesor en el puesto, fuese fichado por al Banco Central Europeo (BCE) como director general de Economía. Y «a partir del tercer trimestre la inflación se va a moderar, y esa moderación gradual nos llevará a tasa del 2% en 2023 y 2024», ha añadido.

Las nuevas previsiones del BdE también contienen una sensible rebaja de las previsiones de crecimiento como consecuencia directa de la guerra. La economía española crecerá un 4,5% este año, lo que supone nueve décimas menos, y un 2,9% en 2023, un punto menos de lo previsto hasta ahora. En 2024, y como consecuencia del «efecto rebote», el PIB repuntará siete décimas más, hasta el 2,5%.

Todo esto hará que la recuperación de los niveles previos a la pandemia se retrase hasta el tercer trimestre de 2023. Gavilán ha remarcado que se trata de «un retraso temporal», porque al final del horizonte temporal las cifras convergen, esto es, que en 2024 se llegará casi al mismo punto de lo que estaba previsto antes de la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Pero, el mismo tiempo, el responsable del Banco de España sí ha subrayado que «este retraso tiene muchas implicaciones para empresas y hogares vulnerables«.

En la rueda de prensa de presentación de las nuevas previsiones, Gavilán ha sido preguntado por el impacto de la indexación de las pensiones al IPC. Su estimación es que por cada punto de incremento, la factura aumenta en 1.800 millones de euros, por lo que, si se tiene en cuenta esa inflación media del 7,5%, el resultado es que el desembolso sería de 13.500 millones de euros.