El Banco de España alerta de una «pérdida de PIB significativa» por la guerra, que atrasará la recuperación

Avisan de que la Eurozona podría crecer sólo un 2,3% este año por la guerra, 1,9 puntos menos de lo previsto Leer

El Banco de España alerta de una «pérdida de PIB significativa» por la guerra, que atrasará la recuperación

Avisan de que la Eurozona podría crecer sólo un 2,3% este año por la guerra, 1,9 puntos menos de lo previsto Leer

España y el conjunto de Europa podrían enfrentarse a una caída de su economía «significativa» por el impacto de la guerra de Ucrania. Así lo ha advertido este martes el Banco de España, que da pistas al Gobierno sobre las medidas que debería implementar para evitarlo y que no pasan por estímulos indiscriminados para todos.

Según ha explicado el propio gobernador, Pablo Hernández de Cos, los efectos colaterales de la guerra en la economía llegarán por cuatro canales de transmisión diferentes: el de las materias primas, el financiero, el comercio y el de la confianza o incertidumbre.

De todos ellos, el más importante para la economía española es el último, ya que «los hogares y empresas experimentarán dificultades para anticipar los desarrollos económicos futuros, en particular sobre sus rentas» y eso a su vez «pesará sobre sus decisiones de consumo e inversión«, componentes fundamentales del Producto Interior Bruto (PIB).

«Varios ejercicios de simulación internos del Banco de España sugieren que, en algunos escenarios particularmente acusados en relación con la gravedad y la duración del conflicto bélico, la pérdida de PIB debida a este canal podría ser significativa«, avisa la institución, que calcula que la Eurozona podría crecer sólo un 2,3% este año por la guerra, 1,9 puntos menos.

Por el canal de las materias primas, el supervisor recuerda que «en España, solo el 6% de las importaciones de productos energéticos (el 4,5% del consumo energético) procedían de Rusia en 2019, pero esta cifra es muy superior en países como Alemania e Italia (17% y 22%, respectivamente)», de hecho «una hipotética reducción o corte del suministro de Rusia puede tener un impacto elevado en la economía europea».

Pese a nuestra menor dependencia, un aumento del 10% en el precio del gas durante un año restaría entre 0,035 puntos al PIB el primer año y 0,045 el segundo; mientras que una subida del 10% en el precio del petróleo restaría 0,16 puntos al PIB en el primer ejercicio y casi una décima el segundo. España es el país que más nota el impacto en crecimiento de estas subidas, por encima de otros países como Alemania, Francia o EEUU, explica el Banco de España.

La economía española también podría resentirse por el canal financiero, por el aumento de la volatilidad y el tensionamiento de las condiciones de financiación, y por el canal comercial, ya que «aunque la exposición comercial directa de los países europeos a Rusia es moderada y más modesta en España», los «efectos indirectos pueden ser elevados, particularmente en el contexto de las sanciones».

España es de los únicos países de Europa que no ha recuperado en 2021 el nivel de producción previo a la pandemia. Estaba previsto que a finales de 2022 lo lograra, gracias sobre todo al despliegue de los fondos europeos, pero el impacto económico de la guerra podría postergar aún más la recuperación de la economía y de la tendencia de crecimiento.