EEUU ayudó a Ucrania a hundir el crucero ruso Moskva

EEUU ayudó a Ucrania a hundir el crucero ruso Moskva

Guerra Las sospechas sobre las primeras imágenes de los náufragos del Moskva: ¿es antiguo el vídeo difundido por Rusia? Moskva ¿Cómo atravesaron los ucranianos las defensas rusas en el ataque al Moskva? ¿Dónde está su capitán?

Estados Unidos ayudó a Ucrania a hundir el crucero ruso y buque insignia de la Flota del Mar Negro de ese país ‘Moskva’ el 14 de abril. Así lo afirman hoy la cadena de televisión ‘NBC’ y el diario ‘The Washington Post’, que afirman que el Departamento de Defensa de Estados Unidos identificó el barco y confirmó su localización a petición de Ucrania.

El ‘Moskva’ se fue al fondo del océano tras ser alcanzado por dos misiles antibuque de diseño y fabricación ucraniano R-360 ‘Neptune’. Según EEUU, un número «significativo» de los 510 hombres que formaban la tripulación del barco murió en el ataque. Con una eslora (longitud) equivalente a casi dos campos de fútbol, el ‘Moskva’ se convirtió así en el mayor buque de guerra hundido en combate desde 1945. El crucero era, junto con sus gemelos ‘Mariscal Ustinov’ – en la Flota del Ártico – y ‘Varyag’ – en la del Pacífico – el barco de superficie más grande la Armada de Rusia.

De acuerdo con la información de ‘NBC’, Ucrania detectó la presencia de un barco en el área de Odesa, una ciudad ucraniana que Rusia quiere ocupar y que ha bombardeado en numerosas ocasiones, y que está situada en la costa del Mar Negro. Kiev, entonces pidió a Estados Unidos más información sobre la nave. La respuesta de Washington fue que el barco era el ‘Moskva’. Desde que Rusia invadió Ucrania, el 24 de febrero, EEUU da información a Kiev sobre los movimientos de las unidades rusas.

Normalmente, los datos se obtienen de los satélites militares de EEUU. A continuación, estos datos se transfieren a la base de Ramstein, en Alemania, donde son analizados y se eliminan elementos que pudieran desvelar secretos tecnológicos estadounidenses, y son reenviados a Ucrania. El Gobierno de ese país, así, recibe la información sobre los movimientos rusos entre 30 minutos y una hora después de que éstos se produzcan.

La cooperación entre los dos países no concluyó con la identificación del crucero ruso. Según ‘NBC’, que solo tiene fuentes de EEUU, no de Ucrania, el Gobierno de ese país pidió al Pentágono que confirmara la posición del ‘Moskva’. Washington accedió, aunque afirma que no sabía que Kiev iba a lanzar un ataque contra el barco. A continuación, las Fuerzas Armadas ucranianos dispararon los misiles, en una operación en la que posiblemente usaron también un dron como elemento de diversión para atraer la atención de las defensas antiaéreas del ‘Moskva’. La destrucción del crucero ha tenido un impacto muy grande en el Gobierno ruso. Según los medios de comunicación de Estados Unidos, la pérdida del ‘Moskva’ ha hecho que Vladimir Putin haya decidido dejar de negociar con Ucrania.

El buque insignia del Mar Negro

La noticia del papel estadounidense en el hundimiento del ‘Moskva’ llega apenas un día después de que el ‘New York Times’ publicara que el Departamento de Defensa de Estados Unidos ha suministrado información a Ucrania que ha permitido a ese país matar a una docena de generales rusos. La noticia ha sido desmentida por el Pentágono, que la ha calificado, además, de «irresponsable». La semana pasada, el ‘Washington Post’ también publicó un reportaje sobre las acciones de sabotaje llevadas a cabo por la oposición democrática bielorrusa contra las vías férreas de ese país a través de las que Putin movió a sus tropas en el primer mes de guerra en el que se daba a entender que el espionaje de EEUU da información a los activistas bielorrusos acerca de dónde y cómo actuar.

En Washington son muchos los que creen que estas filtraciones irritan a Moscú, y amenazan con que Putin desencadene una nueva escalda de la guerra. Otros, sin embargo, estiman que el hecho de que EEUU esté empezando a alardear acerca de su colaboración militar con Ucrania indica que Washington está cada día un poco más convencido de que Moscú no tiene capacidad militar para imponerse en la guerra.