Diomedes Díaz | «El ídolo, el misterio y la tragedia»: el polémico caso por el que la leyenda colombiana del vallenato fue a la cárcel

El cantante y compositor de vallenato más popular de Colombia tuvo una vida de excesos y estuvo en prisión por la muerte de una seguidora y amiga suya.

Redacción BBC News Mundo

10 minutos

Fuente de la imagen, Cortesía de Netflix

No es exageración decir que en Colombia la mayoría de la gente puede cantar al menos el coro de una canción de Diomedes Díaz.

Les guste o no el cantante, o su música, los colombianos conocen sus clásicos vallenatos porque sonaron y siguen sonando en todos los rincones del país.

Es tal el éxito de su música que logró vender más de 20 millones de discos.

Aún hoy, casi nueve años después de su muerte, las canciones de Diomedes Díaz son escuchadas por más de 950 mil personas cada mes en Spotify.

El canal oficial de YouTube que lleva su nombre está cerca de acumular 2 millones de suscriptores y en él hay videos con más de 35 millones de visualizaciones.

Fue justamente por el nivel de su fama que el caso judicial en el que se vio envuelto Diomedes Díaz resultó ser muy polémico y lleno de irregularidades. Tanto que hoy, 25 años después, ha revivido en un documental de Netflix titulado «Diomedes: el ídolo, el misterio y la tragedia».

Pero ¿de qué se trató ese oscuro capítulo en la vida de Díaz en el que murió una de sus seguidoras?

Fuente de la imagen, Cortesía de Netflix

Los hechos

En 1997, Doris Adriana Niño tenía 27 años. Vivía con su madre y sus hermanos en el sur de Bogotá.

En la noche del 14 de mayo de ese año, un escolta de Diomedes Díaz la recogió en su casa y la llevó a un apartamento al otro extremo de la ciudad.

Allí estaban dos escoltas, Diomedes Díaz y Consuelo Martínez, quien estaba embarazada del cantante.

Al día siguiente, 15 de mayo, el cadáver de Doris Adriana fue encontrado cerca de Tunja, una ciudad ubicada a tres horas de Bogotá.

Sin embargo, su familia no fue notificada, ya que aparecieron testigos que la identificaron erróneamente como una trabajadora sexual de la zona. La Fiscalía aceptó esa explicación y el caso fue cerrado.

Casi un mes después, el hermano de Doris Adriana, Rodrigo Niño, apareció en un programa de televisión en el que denunció que su hermana estaba desaparecida y que lo último que supo su familia fue que salió a encontrarse con el famoso cantante, a quien había conocido unos años atrás.

La denuncia surtió efecto. El canal de televisión empezó a recibir llamadas telefónicas. En una de ellas, alertaron que en Tunja habían sepultado a una mujer muy parecida a Doris Adriana.

Con esa pista, una periodista del programa logró reunirse con la Fiscalía de Tunja. Les mostró la identificación de Doris y se evidenció que debían reabrir el caso.

El cuerpo fue exhumado e identificado. En efecto se trataba de Doris Adriana y la Fiscalía estableció que había muerto por sobredosis de cocaína.

La familia pudo sepultarla en un cementerio de Bogotá.

¿Qué había pasado esa noche en la que Doris Adriana y Diomedes Díaz estuvieron juntos?

Fuente de la imagen, Cortesía de Netflix

El proceso

La primera declaración pública del cantante fue en el mismo programa en el que la familia de la víctima había denunciado su desaparición.

Díaz le dio las condolencias a la familia, confirmó que era muy amigo de Doris Adriana y que esa noche la había mandado a llamar. Pero también dijo que era incapaz de hacerle daño a alguien.

En octubre de 1997, la Fiscalía dio orden de captura para Diomedes Díaz, dos de sus escoltas y Consuelo Martinez.

El cantante fue detenido en el aeropuerto de Bogotá.

En la indagatoria, Díaz confesó que esa noche tuvo relaciones sexuales con Doris Adriana y dijo que en algún momento le pidió a uno de sus escoltas que la acompañara a tomar un taxi.

Los escoltas, por su parte, ofrecieron versiones que no coincidían del todo.

La defensa del cantante argumentó que había una contradicción. Díaz estaba siendo procesado por homicidio agravado, pero había un dictamen de Medicina Legal que decía que Doris Adriana había muerto por sobredosis de cocaína.

Así lograron que la acusación cambiara a homicidio culposo, que es un delito excarcelable. En marzo de 1998, Diomedes Díaz salió de la cárcel bajo libertad condicional mientras avanzaba el proceso.

Seis meses después, Díaz fue diagnosticado con Guillain-Barre, un síndrome que afecta el sistema nervioso y por el que recibió el beneficio de casa por cárcel.

Fuente de la imagen, Reuters

Mientras tanto, la familia de Doris Adriana apeló la decisión del cambio de delito a homicidio culposo y el caso llegó hasta la Corte Suprema de Justicia. Su argumento era que existían pruebas que indicaban que la muerte había sido violenta y que la presencia de droga no había sido el factor determinante.

Un equipo médico hizo un análisis detallado de las lesiones que tenía el cuerpo de Doris Adriana y concluyó que había sido golpeada, drogada, violada y asfixiada.

Fue entonces cuando la Fiscalía cambió de nuevo el delito y Diomedes Díaz fue acusado de homicidio preterintencional.

Ese delito quiere decir que, al hacer daño a la víctima, terminó matándola, sin que esa fuera su motivación inicial.

El desenlace

Con el giro que dio el caso y después de determinar que Diomedes Díaz ya no se encontraba grave de salud, la Fiscalía ordenó su regreso a la cárcel en Bogotá.

El cantante decidió huir. Estuvo prófugo de la justicia en un área rural durante tres años en los que contó con la protección de un grupo paramilitar. Era tan efectiva la red que lo custodiaba que se volvió imposible dar con su paradero.

Durante sus años en la clandestinidad, Díaz pudo seguir de fiesta e incluso logró grabar en un estudio de grabación improvisado.

Fuente de la imagen, Getty Images

Entre tanto el juicio concluyó. Los dos escoltas de Díaz fueron condenados a siete años de prisión. Consuelo Martínez, la mujer que estuvo presente durante los hechos y que después se convertiría en la última esposa del cantante, pasó ocho meses en la cárcel.

Diomedes Díaz, finalmente, fue hallado culpable y sentenciado a 12 años y medio de prisión.

El cantante se entregó en la ciudad de Valledupar, en donde debía cumplir su condena.

Allí, según han contado sus conocidos, estableció una relación sentimental con una guerrillera.

Gracias a diversas actividades musicales y laborales, pudo reducir su pena por buen comportamiento, vivió con muchas comodidades, siguió con sus fiestas y hasta logró grabar con la disquera en un estudio adaptado en la misma prisión.

De los 12 años y medio, solo pasó 36 meses en prisión. A finales de 2004 Diomedes Díaz quedó en libertad y el recibimiento de sus seguidores fue monumental.

Se casó con Consuelo Martinez, pero su vida siguió llena de excesos y escándalos hasta que en 2013, cuando tenía 56 años, murió de un paro respiratorio.

El hermano de Doris Adriana, quien fue entrevistado en el documental que se estrenó en marzo de 2022, dijo que Diomedes Díaz «nunca se pudo quitar esa mancha de encima», que el homicidio de su hermana «lo acabó artísticamente, vino un declive y se acabó Diomedes Díaz».

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.