Cómo y cuándo afectará a la factura de la luz el acuerdo de España y Portugal

El pacto de Bruselas con España y Portugal supondría una fuerte rebaja de la factura para los consumidores de la tarifa regulada PVPC, aunque puede tener consecuencias colaterales Leer

Cómo y cuándo afectará a la factura de la luz el acuerdo de España y Portugal

El pacto de Bruselas con España y Portugal supondría una fuerte rebaja de la factura para los consumidores de la tarifa regulada PVPC, aunque puede tener consecuencias colaterales Leer

Energía

El pacto difundido ayer por Bruselas supondría una fuerte rebaja de la factura para los consumidores de la tarifa regulada PVPC, aunque puede tener consecuencias colaterales

La vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ayer en Bruselas.EFE

VÍCTOR MARTÍNEZ


vmartinez_EM

Actualizado Miércoles,
27
abril
2022

04:42

El principio de acuerdo alcanzado por España y Portugal con la Comisión Europea para abaratar la electricidad debería tener un efecto notable en la factura de diez millones de consumidores acogidos a la tarifa regulada PVPC y de la industria que compra su energía directamente en el mercado mayorista, aunque se desconoce aún las consecuencias colaterales que puede conllevar una intervención de este tipo.

¿A cuánto ascenderá esa rebaja?Es pronto para saberlo con exactitud al no conocerse aún la letra pequeña del acuerdo, pero limitar el coste del gas para generación eléctrica a un máximo de 50 euros por megavatio hora debería hundir el precio del mercado mayorista de la luz hasta el entorno de los 130-140 euros. A esta cantidad habría que añadir el coste de la subvención del gas para compensar a las centrales térmicas afectadas por la limitación de precios, por lo que el precio final del mercado podría ascender al entorno de los 150 euros, lo que equivale a una rebaja del 30% en el coste de la energía con respecto a la referencia que ha marcado en los cuatro primeros meses del año y la que prevén los futuros para el resto de 2022. Como la energía supone alrededor de un 75% de la factura de un consumidor doméstico, el efecto final en la factura rondaría el 22%.¿A qué clientes beneficiará?Principalmente a aquellos domésticos acogidos a la tarifa regulada o industriales para los cuales el coste que pagan por su energía está indexado directamente al mercado mayorista. La vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, aseguró ayer que la medida beneficiará a todos los consumidores al entender que el precio del mercado se acabará trasladando tarde o temprano a los contratos con precio fijo, pero las eléctricas avisan de que la medida va a suponer de partida un encarecimiento de éstos al tener que repercutirles la «compensación» a las centrales térmicas. Las empresas también han alertado en los últimos días que la aplicación del mecanismo tal y como figuraba en los borradores tendrá consecuencias en los mercados de energía a plazo y desincentivarán la inversión en renovables.¿Qué falta por definir?Ribera habló ayer de «acuerdo político» con Bruselas, pero aún falta por perfilar algunos asuntos sensibles para la Comisión como el impacto que tendrá el mecanismo ibérico en las interconexiones con Francia. Por lo que dijo ayer la vicepresidenta, parece que la opción de un doble precio en frontera y la posibilidad de limitar el flujo eléctrico con el país vecino queda descartada, aunque sus consumidores también tendrán que pagar por la compensación a los ciclos gasistas. Fuentes de la Dirección de Competencia de la UE se limitaron a señalar que se trata de «un principio de acuerdo», sin desglosar cifras, y enfatizaron que las negociaciones técnicas continuarán en los próximos días respetando siempre los «beneficios del mercado único». la q¿Cuándo se aprobará la medida?La idea del Gobierno español es llevarlo a Consejo de Ministros la próxima semana, aunque dependerá de si ha logrado el plácet de la Comisión Europea. Su entrada en vigor será inmediata tras este trámite, aunque su aplicación conllevará adaptaciones técnicas bastante complejas. Uno de los grandes logros obtenidos por España y Portugal es que la medida podrá extenderse durante un año, mientras que la primera luz verde concedida al Gobierno quedaba limitada al mes de junio de 2022.