Cierre de campaña en Argentina a 3 días de los comicios que definen el control del Congreso

Cierre de campaña en Argentina a 3 días de los comicios que definen el control del Congreso

La oposición llega confiada por los buenos resultados que obtuvo en las primarias de septiembre.

Las principales fuerzas políticas argentinas cierra este jueves sus respectivas campañas electorales, de cara a las elecciones legislativos que se celebrarán el próximo domingo y que definirán la nueva composición del Congreso nacional, renovando la mitad de los escaños de la Cámara de Diputados (127 en todo el país) y un tercio del Senado (24 en 8 provincias).

Estos comicios son una prueba clave para el oficialismo, que intenta revertir el fracaso sufrido en las primarias, mientras que la oposición llega confiada por los buenos resultados que obtuvo en las primarias de septiembre, cuando Juntos por el Cambio se impuso por un amplio margen en todo el país.

Si esta vez se repitieran esos mismos resultados, la mayoría oficialista quedaría comprometida en la Cámara de Diputados, lo que podría socavar la gobernabilidad de la gestión de Alberto Fernández. Además, la coalición gobernante del Frente de Todos podría perder el quorum propio en el Senado. 

Ese es el escenario más temido en la Casa Rosada y, según los analistas, también el más probable. La sorpresa que sí podría saltar el domingo es la del potencial avance de la ultraderecha liberal, que recién ahora se consolida como una alternativa en Argentina, sobre todo en el Área Metropolitana.

«Estamos viendo con más claridad la emergencia de fuerzas liberales radicalizadas al estilo de lo que fue la emergencia de Donald Trump en los Estados Unidos, de Jair Bolsonaro en Brasil, es decir, gobernantes muy radicalizados en su agenda más pro-mercado y muy conservadora en determinados valores», explica Facundo Nejamkis, director de la consultora Opina Argentina, en declaraciones a RT.

Una de las claves del próximo domingo será la participación del padrón electoral, que fue del 67 % en las primarias, casi 10 puntos menos que en las últimas elecciones legislativas. Las esperanzas del oficialismo para estrechar el margen ahora están puestas en esos puntos y, sobre todo, en la provincia de Buenos Aires.