Chris Smalls, el exempleado que le ganó a Amazon y logró que se creara el primer sindicato de la compañía en EE.UU.

Los trabajadores de un almacén de Nueva York votaron con 55% de las boletas a favor de unirse a un sindicato.

Redacción BBC News Mundo

9 minutos

Fuente de la imagen, Reuters

Un sindicato obrero en una de las empresas capitalistas más grandes del mundo.

Amazon, el gigante de comercio electrónico creado por Jeff Bezos, se vio obligado este viernes a reconocer por primera vez a un sindicato en EE.UU.

Los trabajadores de un almacén de la compañía en Nueva York votaron con 55% de las boletas a favor para unirse a la asociación que busca promover la defensa de sus derechos.

El grupo que promovió la iniciativa fue dirigido por el exempleado de la compañía Chris Smalls, quien se hizo famoso protestando contra las condiciones de seguridad en el gigante minorista durante la pandemia.

La victoria de Smalls marca una gran derrota para Amazon, que ha luchado por décadas contra la sindicalización en sus almacenes.

Sin embargo, las cosas parecen estar cambiando en los últimos tiempos.

En Alabama, donde Amazon se enfrentó a otra campaña similar, la sindicalización no pareció ser aprobada en un inicio, pero una serie de papeletas impugnadas recientemente podrían sumar un nuevo sindicato a la compañía.

Juntas, las dos elecciones marcan un hito para los activistas, que durante mucho tiempo han cuestionado las prácticas laborales en Amazon, el segundo mayor empleador del país.

Tras el conteo, Smalls salió del recinto cansado pero jubiloso, y abrió una botella de champán que le entregaron sus seguidores.

«Hicimos todo lo necesario para conectarnos con estos trabajadores», dijo a la multitud, relatando una campaña que comenzó con «dos sillas, dos mesas y una carpa» y se basó en una recaudación de fondos en línea.

«Espero que todos estén prestando atención ahora porque mucha gente dudaba de nosotros», afirmó.

En un comunicado, Amazon respondió que estaba decepcionada por el resultado, que evaluaba cómo proceder y señaló a los reguladores por influir indebidamente en la votación.

«Creemos que tener una relación directa con la empresa es lo mejor para nuestros empleados. Estamos evaluando nuestras opciones, incluida la presentación de objeciones basadas en la influencia inapropiada e indebida de la [Junta Nacional de Relaciones Laborales]», indicó la compañía.

Pero ¿quién es Chris Smalls y cómo logró poner en jaque a una de las empresas más poderosas del mundo?

Una piedra en el zapato de Amazon

Nacido en Nueva Jersey a finales de la década de 1980, Chris Smalls ha contado que nunca imaginó que terminaría batallando para crear el primer sindicato de Amazon en EE.UU.

Trabajaba para la empresa cuando organizó una pequeña protesta frente a uno de los grandes almacenes de la compañía en Nueva York hace dos años.

Pero según contó a la BBC, no tenía la intención de iniciar una pelea con Amazon: solo quería que su equipo pudiera hacer su trabajo de manera segura.

«Cuando llegó la pandemia, los empleados debajo de mí se estaban enfermando. Me di cuenta de que algo andaba mal», relata.

Amazon lo despidió, citando violaciones de la cuarentena.

Fuente de la imagen, EPA

Pero sus preocupaciones llamaron la atención del mundo, una señal temprana de una batalla laboral mucho más grande que se estaba gestando dentro de la empresa.

En los meses siguientes, mientras su negocio aumentaba gracias a la pandemia, Amazon enfrentó acusaciones en todo el mundo de que descuidó el bienestar del personal, algo que la compañía negó.

Pero Smalls se fue volviendo un personaje cada vez más reconocido por ser muy vocal contra la compañía.

El memorando

En un memorando filtrado de 2020, Amazon describía a Smalls como un empleado «no inteligente ni elocuente» y argumentaba que si se convertía en «la cara de todo el movimiento sindical» ayudaría a socavarlo.

Smalls, que trabajó en Amazon durante más de cuatro años, en los que fue ascendiendo, dijo que el memorando lo tomó por sorpresa.

Algunos de sus compañeros y medios locales tildaron el documento de racista, aunque Amazon dijo a los periodistas en ese momento que el autor no era consciente de que Smalls era negro.

«Toda mi vida cambió en un minuto», dice el ahora líder sindical y padre de dos hijos.

«A partir de ahí, comencé a tratar de hacer que se comieran sus palabras», agrega.

Fuente de la imagen, Reuters

Durante 11 meses, el hombre de 33 años y su equipo esperaron frente a su antiguo lugar de trabajo, el almacén JFK8 en Staten Island, para acercarse al personal de la empresa en su camino a casa y persuadirles de que necesitaban un sindicato que luchara por ellos en las negociaciones con Amazon.

Smalls y su equipo buscan salarios más altos, descansos más largos, más tiempo libre pagado y licencia médica cubierta, entre otros cambios.

La votación sobre la pregunta para la aprobación del sindicato comenzó el 25 de marzo y más de 4.000 trabajadores participaron en la elección.

Amazon se enfrentará a otra votación similar en un almacén más pequeño en el mismo parque industrial el próximo mes.

Los organizadores dicen que lo que está en juego es nada menos que el futuro del trabajador estadounidense.

«Necesitamos desarmar a Amazon. Necesitamos que estos trabajadores se organicen», dijo a la BBC Derrick Palmer, quien ayudó a Smalls a organizar su protesta de 2020 y también fue disciplinado (pero no despedido) por Amazon, que citó violaciones de distanciamiento social.

«Necesitamos que (los trabajadores) sepan que tienen el poder».

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.