Cadena perpetua para Osman Kavala por ‘intentar derrocar’ a Erdogan

Cadena perpetua para Osman Kavala por ‘intentar derrocar’ a Erdogan

El retrato Osman Kavala, el socio turco de Soros que enerva a Erdogan

La Sala Suprema nº13 del Juzgado Penal de Estambul ha finalizado el polémico juicio a las protestas por el parque de Gezi con una batería de condenas severas para los principales implicados. El filántropo Osman Kavala, al que la Fiscalía acusó de recibir fondos del magnate George Soros para instigar aquellas manifestaciones en 2013, ha sido condenado a cadena perpetua agravada por «intento de abolir el Gobierno por la fuerza’. Siete acusados más pasarán 18 años entre rejas por ‘colaboración’.

Cientos de miles de turcos salieron a la calle hace nueve años para defender el parque estambulita de Gezi. Lo que comenzó como una sentada ambientalista para evitar una tala de árboles para construir un centro comercial desembocó, violencia policial mediante, en la mayor ola de protestas contra Recep Tayyip Erdogan, cuya deriva autoritaria sólo fue, desde entonces, a más. Para el líder turco, todo aquello no fue más que una conspiración, apoyada por EEUU y sus aliados, para acabar con él.

La sentencia de este lunes ha dado validez a toda aquella narrativa, a pesar de la insistencia, desde la acusación, de que no existían pruebas fehacientes de ninguna de las acusaciones. A Osman Kavala, un empresario y filántropo que llevaba más de cuatro años en prisión preventiva por una batería de cargos -en contra del dictamen del Tribunal Europeo de Derechos Humanos-, el juez lo absolvió del de «espionaje», pero mantuvo el que lo situaba como director de orquesta de una intentona golpista.

La veterana arquitecta y activista Mücella Yapici, la cineasta Çigdem Mater, el abogado Can Atalay y cuatro acusados más han sido condenados a 18 años de cárcel como «colaboradores» de tamaña acción. Nada más saberse la sentencia, que ha sorprendido por su severidad, los acusados se han alzado del banquillo de la corte de Çaglayan y han prometido seguir reivindicando su inocencia al grito de «resistiremos» y «no bajaremos la cabeza». El juez ha decretado su encarcelación inmediata.