BP duplica sus beneficios ante el repunte de los hidrocarburos en la crisis energética

Los resultados están por encima de las ganancias proyectadas por los analistas y casi triplican los 2.630 millones de dólares registrados hace un año Leer

BP duplica sus beneficios ante el repunte de los hidrocarburos en la crisis energética

Los resultados están por encima de las ganancias proyectadas por los analistas y casi triplican los 2.630 millones de dólares registrados hace un año Leer

El grupo energético BP ha anunciado «beneficios subyacentes» de 6.200 millones de dólares (unos 5.900 millones de euros) en el primer trimestre del año, pese a su retirada del operador ruso Rosneft a raíz de la invasión de Ucrania y ante una crisis energética que ha disparado las tarifas domésticas del gas y la electricidad en Reino Unido. «En un trimestre dominado por los trágicos eventos en Ucrania y la volatilidad de los mercados energéticos, BP se ha centrado en proveer el suministro seguro que necesitan nuestros consumidores», declaró el consejero delegado, Barnard Looney.

Estos resultados están por encima de las ganancias en torno a 4.500 millones de dólares proyectadas por los analistas y casi triplican los 2.630 millones de dólares registrados un año atrás. El grupo mantendrá su estrategia de recompra de acciones y reducción de deuda, que ha pasado de 38.900 a finales de 2020 a 30.600 millones un año después y 27.500 millones este abril.

La desinversión del 19,75% del capital de Rosneft y otros activos rusos supondrá a BP costes antes de impuestos de 24.000 millones de dólares, más otro cargo de 1.500 millones, lo cual se traduce a nivel oficial en pérdidas de 20.400 millones de dólares en el trimestre auditado. Looney aseguró que la salida de Rusia no ha alterado la «estrategia» del grupo.

Por otra parte, BP prometió invertir hasta 18 millones de libras (unos 21.5 millones de euros) para 2023 en el sistema energético del Reino Unido. Al mismo tiempo, estima que su contribución a la Hacienda británica por operaciones en el Mar del Norte rondará el millón de libras en el presente ejercicio fiscal. Ambas medidas pretenden contrarrestar la presión política y social a favor de más sólidas medidas y ayudas a corto plazo para hacer frente a las subidas periódicas de las tarifas del gas y la electricidad, que agudizan la crisis del coste de la vida.

El líder laborista Keir Starmer reafirmó la demanda de la oposición parlamentaria de un impuesto extraordinario sobre los altos beneficios que BP y otros grupos del sector están acumulando de sus extracciones y venta de hidrocarburos del Mar del Norte. «Con tanta gente sufriendo para pagar sus facturas de energía, deberíamos gravar un impuesto extraordinario a las compañías de petróleo y gas del Mar del Norte que están obteniendo beneficios más altos de lo esperado», subrayó Starmer en declaraciones a los medios.

El Gobierno conservador amenazó recientemente con actuar fiscalmente si las compañías no invierten parte de sus ganancias en proyectos energéticos británicos. El primer ministro, Boris Johnson, reiteró este lunes 3 que un impuesto extraordinario «desincentivaría» dicha inversión. «Apoyamos al Reino Unido. Ha sido nuestra morada desde hace más de 110 años y llevamos más de 50 años invirtiendo en el gas y el petróleo del Mar del Norte», subrayó el consejero ejecutivo de BP.