Así es el modelo RED que propone el Gobierno para sustituir los ERTE: tres tipos distintos y portabilidad de trabajadores entre empresas

Así es el modelo RED que propone el Gobierno para sustituir los ERTE: tres tipos distintos y portabilidad de trabajadores entre empresas

El Gobierno abordará este miércoles con empresarios y sindicatos una nueva reunión para definir la futura reforma laboral. Sobre la mesa, un nuevo mecanismo permanente con vocación de sustituir a los actuales ERTE y que el Ejecutivo denomina, según el último borrador enviado a las partes, Mecanismo RED de flexibilidad y estabilización del empleo.

En él se establecen tres tipos de ERTE diferentes. Por un lado el de fuerza mayor, que replica básicamente el modelo actual para situaciones excepcionales sobrevenidas, como la pandemia del coronavirus, por ejemplo. Y cuyo coste será compartido entre Estado y empresas.

Por otro lado, el Ejecutivo propone un nuevo ERTE de reestructuración, enfocado específicamente para canalizar a los trabajadores que deban ser recolocados en otras empresas. Esta fórmula contempla que la empresa de la que salga el empleado pague un 50% del coste de su despido al Fogasa (Fondo de Garantía Salarial) de tal forma que la empresa que lo integre no tenga que asumir todo el coste de una hipotética salida.

Y se contempla una tercera modalidad de ERTE que el Gobierno ha pasado a llamar ERTE sectorial, que será específico para aquellos sectores que deban reestructurarse enteros.

El nuevo esquema, adelantado este martes por el diario Lainformación.com, dista mucho de lo que hasta ahora había puesto sobre la mesa el Ministerio de Trabajo que dirige Yolanda Díaz. La entrada en las negociaciones de la vicepresidencia de Asuntos Económicos que lidera Nadia Calviño y de otros ministerios como el de Inclusión y Seguridad Social de José Luis Escrivá, han relegado a un segundo plano los borradores que hasta ahora manejaba Días.

Empresarios y sindicatos volverán a verse este miércoles las caras con representantes del Ejecutivo para abordar este nuevo esquema y otros aspectos espinosos de la reforma laboral, con posturas claramente enfrentadas. Los empresarios tienen claras las líneas rojas, pero la toma de control por parte de Asuntos Económicos y la renuncia expresa a una «derogación total» de la legislación aprobada en 2012 por parte del Partido Popular puede acercar algo las posturas.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más